La aparición y propagación del Covid-19 hizo que el mundo cambiara, incluyendo el fútbol, quien sufrió severos cambios; la Champions League es uno de ellos, cuya final tendrá que disputarse en LisboaPortugal.

Champions
Foto: es.uefa.com

La capital lusa empezó a prepararse apenas fu designada para este arduo trabajo. Los estadios son un punto de suma importancia, los cuales deberán disponer de condiciones para cubrir ciertas restricciones por el coronavirus.

Ocho son los elegidos para disputar esta fase final de la Champions, que se jugará a partido único. Hasta los momentos los asegurados en esta instancia son el Atlético de Madrid, Atalanta, PSG y Leipzig, a la espera de los otros cuatro aspirantes al título, quienes saldrán de los choques Manchester City-Real Madrid, Barcelona-Nápoli, Juventus-Lyon y Bayern-Chelsea.

Los cotejos serán a puerta cerrada y tendrá solo la presencia de unos mil invitados de la UEFA, medios acreditados y empleados de apoyo. El trabajo mayor para Portugal será el de controlar a 16.000 aficionados que, sin entrada, vendrán a animar a sus equipos desde las calles, según estima un informe local.

Lee también   Más opciones para el banquillo águila