Brasi vs Croacia.Tuvimos que esperar cuatro años, 1,450 días desde que Andrés Iniesta exorcizó con un balazo todos los fantasmas españoles. Cuatro años después de las lágrimas del coreano, del fuera de lugar de Tévez, de las Vuvuzelas, del pulpo Paul y de La novia de Perú. En estos cuatro años vimos nacer estrellas y apagarse otras. La espera ha terminado, el mundial está a nada de comenzar. Y para empezar nos regala un Brasil vs Croacia que parece muy atractivo.

Este partido enfrentará además a grandes futbolistas. De la mano de Neymar, Alves, Thiago Silva y compañía, los sudamericanos buscarán hacerle frente a un Croacia que en los últimos años ha demostrado un gran fútbol y grandes jugadores como Luca Modric e Ivan Rakitic.

Asimismo, los croatas disputan su cuarta Copa del Mundo con su mejor generación de jugadores después del grupo abanderado por Davor Suker, que terminó tercero en el Mundial de 1998.

Por su parte, el equipo brasileño llega al torneo con una racha de nueve victorias consecutivas y un grupo de gran calidad en todas sus líneas y muy compenetrado, que juega casi sin alteraciones en su composición desde el título de la Copa Confederaciones 2013.

Scolari sabe además que tiene un gran equipo y sin duda su carta principal sigue siendo Neymar. El jugador del Barcelona es la principal referencia de la selección a sus 22 años y comienza el campeonato como artillero del equipo, con 31 goles en 49 partidos con la camiseta ‘verde-amarela’.

Croacia planea amargar el estreno del anfitrión disputándole la posesión con su juego de toque, lo que acerca a los balcánicos al modelo de juego que históricamente fue una de las banderas de Brasil, pero que no tiene lugar en el libreto de Scolari.

La baja más importante para mañana en el cuadro croata es la del delantero del Bayern de Múnich Mario Mandzukic, que fue sancionado por su expulsión en el último partido de repesca contra Islandia y no podrá ser alineado contra Brasil.

En su lugar, lo más probable es que juegue el veterano ariete del Wolfsburgo Ivica Olic, de 34 años, y uno de los pocos integrantes de la selección que jugó en el Mundial de 2006. curiosamente, se enfrentó a Brasil en ese mismo mundial.

De ese grupo también continúan el portero Stipe Pletikosa, el capitán Dario Simic, mientras que Nico Kovac cambió las botas por el banquillo. Otra ausencia mañana será la del lateral izquierdo titular, Danijel Pranjic, que se lesionó en el amistoso que jugó Croacia la semana pasada contra Australia, por lo que este viernes jugará en su lugar Sime Vrsaljko.

Lee también   Marcelo se pierde Copa América

Brasil y Croacia sólo se han encontrado dos veces, empataron en un amistoso en 2005 y un año después, la Canarinha ganó por 1-0 al equipo de Nico Kovac, entonces capitán croata, en el debut de ambos equipos en el Mundial de 2006.

El brasileño naturalizado croata Eduardo Alves da Silva rehusó a responder cómo celebraría un gol ante su rival del jueves, Brasil, aunque aseguró que su selección de Croacia podrá sorprender a los anfitriones si marca primero.

«Tenemos que demostrar en el campo de lo que somos capaces de hacer. Croacia puede sorprender a cualquiera, sobre todo si marcamos el primer tanto. Ahí será complicado para Brasil retomar el partido», manifestó ‘Dudu’.

«Brasil es el favorito para ganar el partido y el torneo, pero eso no quiere decir que no podamos vencerles», matizó el delantero.

«Respecto a mis celebraciones si marco ante Brasil, no es importante quién marca, lo que es importante es que Croacia logre un resultado positivo», respondió.

El árbitro será Yuichi Nishimura, un japonés de 42 años, de profesión policía y decidido a hacer carrera en la elite del arbitraje desde hace 15, fue designado por la FIFA para dirigir el choque inaugural.

Nishimura tendrá ante sí la mayor proyección que ha vivido nunca sobre un terreno de juego. Un paso al frente después de que ocupara un lado en el protagonismo arbitral de la final de Sudáfrica 2010, cuando oficializó de cuarto árbitro, a la sombra del inglés Howard Webb.

Nishimura, que compartirá protagonismo con los integrantes de los combinados brasileño y croata, sobresalió en las competiciones de Japón, donde fue nombrado árbitro del año en 2009 y 2010.

A nivel de selecciones, entró en escena en la Copa Asiática del 2007, en tres partidos y en el Mundial sub 17. Su recorrido continuó con la Copa Africana un año después.

Este trayecto le llevó hasta Sudáfrica 2010, donde pitó el Uruguay-Francia, en el que protagonizó la primera expulsión del torneo, la del sudamericano Nicolás Lodeiro. Lo mismo sucedió en el choque de cuartos de final entre Holanda y Brasil. Sacó tarjeta roja al centrocampista brasileño Felipe Melo. También fue el juez en el choque de España contra Honduras.

Brasil recibe por segunda vez la fiesta del futbol, 64 años después del maracanazo. Hombres y mujeres se reúnen alrededor de una pelota. No queda más que decir, el balón rueda, rueda el mundo.

Información de La República.