Muchos pensarían que el partido entre el FC Barcelona y el Villarreal terminaría siendo un trámite para el líder de LaLiga, pero la realidad es que casi se convierte en un costo revés para el cuadro culé.

Luego de tener un primer tiempo habitual, yéndose al descanso con la victoria parcial 2-1, el equipo azulgrana tuvo que sufrir en los últimos minutos para rescatar el empate a 4 del Estadio de La Cerámica.

La velocidad del local supo complicar al cuadro blaugrana durante todo el partido, ante una defensa que se vio notablemente lenta ante cada pique de los delanteros rivales.

Primer tiempo

El equipo de Valverde saltó a la cancha sin Lionel Messi y todo parecía que no lo necesitarían, pues dominó los primero minutos del partido e incluso consiguieron adelantarse en el marcador a los 12 minutos.

Philippe Coutinho solamente tuvo que empujar el balón para enviarlo al fondo de las redes luego de una gran jugada individual de Malcom, quien llegó hasta el fondo de la cancha y envió el balón a posición de su compatriota.

El dominio del club culé parecía que sería notorio en todo el partido, pues el segundo gol cayó cuatro minutos después, cuando Malcom definió de cabeza en el segundo palo.

Después del segundo gol, todo indicaba que el tercero estaba a la vuelta de la esquina y así fue, sin embargo; fue el tercer gol del partido pero no para el Barcelona sino para el submarino amarillo, que logró empatar pocos minutos después.

Samuel Chukwueze aprovechó su velocidad en un pasé al espacio dejado por Jordi Alba y Lenglet, para quedar mano a mano ante Ter Stegen y definir por debajo de su humanidad. Este marcaría el punto de inflexión del partido.

Lee también   Mourinho es condenado a prisión y 2,2 millones de multa

Así terminaría el primer tiempo, con el Barcelona arriba 2-1 y demostrando que en cualquier momento definiría el partido, pero en el segundo tiempo los dirigidos por Javier Calleja harían respetar su casa.

 

Segundo tiempo

Toko Ekambi definiría de excelente forma luego de un pase al vacío, un buen pique dejando atrás a Alba y rematando desde un ángulo casi imposible al arco.

Y llegaría lo impensado, el submarino hundiría al club azulgrana luego de que Vicente Iborra picara al espacio, estando habilitado por pocos centímetros y definiera cruzado ante la salida del arquero.

A partir de aquí el partido no tendría un dominador claro, pero los que ahora creaban peligro eran los locales, pues con cada desborde en velocidad ponían en aprieto a sus rivales.

Al minuto 80, Carlos Bacca ingresó desde el banco justamente para colocar el 4-2, luego de recibir un pase entre dos defensores, hacer una corrida desde mitad de cancha, dejar en el camino al portero y definir con el arco desguarnecido.

Pero el Barcelona cuenta con Lionel Messi, quien al minuto 90, cobró a la perfección un tiro libre potente que iría directo al ángulo del arco rival y le devolvería la esperanza a los catalanes.

Tres minutos se añadieron al partido y los mismos fueron dominados por la visita, quienes en la última jugada del partido tuvieron un córner a favor, mismo que se ejecutó al centro del área y que le quedaría a Luis Suárez, quien sacó un potente zurdazo a lo más bajo del segundo palo dejando sin posibilidades al arquero.

El Barcelona ahora solamente le saca ocho puntos de diferencia al segundo lugar, ocupado por el Atlético Madrid, al que tendrá que medirse en su próximo partido.