Para muchos llega sin chances al Camp Nou, pero es el Real Madrid y éste es el partido más significativo del año. ¿Se atreverían a darlos ya por perdidos?

La hora de la verdad ha llegado una vez más para el Real Madrid, y es que este miércoles se juega mucho más que una eliminatoria de Copa, esa es la verdad.

El equipo de José Mourinho tiene ante sí una de las pruebas más significativas del año, salir vivo del Camp Nou y con la eliminatoria en sus manos, de lo contrario, la olla podría explotar antes de lo previsto de acuerdo con las últimas informaciones en torno al club.

Si el Madrid logra superar sus fantasmas y vencer al Barcelona, se sacudirá el lapidario dominio catalán que reina sobre sus hombros. Si lo logra, se encontrará con un futuro muy blanco por delante, pues en la liga dependerán solamente de sí mismos, aunque falte mucho camino por recorrer, y la Champions estará ahí, como siempre, esperando al mejor equipo de Europa, y ese, aun puede ser el Real Madrid si recupera de una vez por todas los valores y principios que lo han convertido en el club más grande de la historia.

Lograr hoy la hazaña en Camp Nou, podría ser el momento del año para los merengues por todo lo arriba citado; sin embargo, para lograrlo, deberán hacer lo que han hecho todo el año, excepto cuando enfrentan al Barcelona. Atacar. Pequeñísimo detalle ¿cierto?

Sí, resulta que la mejor versión del Real Madrid es justamente cuando ataca y no cuando se encapsula en la filosofía de que al Barcelona se le puede ganar estropeándole su juego, presionándolos desde su salida o poniendo a Pepe muy cerca de Messi. Está más que visto que eso no les funciona, sería una necedad intentarlo una vez más.

Tristemente en la era Mourinho, el Real Madrid suele atacar al Barcelona cuando se ve abajo en el marcador o cuando de inicio intenta sorprender a su eterno rival, como lo ha hecho últimamente, pero donde siempre termina sometido en su área y sacando el balón del fondo de su meta.

Lee también   La revolución del PSG

Para acabar pronto, siempre que el Real sale con la intención de que no le marquen gol y de dejarle a la diosa fortuna la responsabilidad de marcar alguno, termina perdiendo con los catalanes. Hoy deberá olvidar esa traicionera costumbre si es que realmente aspiran a lograr algo grande en Barcelona.

A partir de hoy, el Madrid debe dejar atrás ya el miserable protagonismo de Pepe y las campañas mediáticas de José Mourinho en contra de los culés. Hay que ganar en la cancha, con juego limpio y con señorío, y si no lo hace, al menos morir en el intento, como sólo un grande debe morir.

Para José Mourinho y su equipo no queda de otra, hay que ir por dos goles o más y para eso, tiene que atacar y ser contundente cuando esté de cara al marco. Ojo, si el Madrid intenta jugar nuevamente a esperar y a contragolpear, posiblemente marcará algún gol, pero regresará eliminado a Madrid sin duda alguna, cuestionado por hinchas y medios de comunicación y con el entrenador prácticamente sentenciado.

Es la hora de la verdad, es el momento de que el Real Madrid juegue de igual a igual frente al Barcelona y no de seguir demostrando la pobreza mental que invade a su entrenador y jugadores incluso, cuando se ven arriba en el marcador.

Mourinho y su idea futbolística tendrán mucho que ver en el resultado de este miércoles, es un hecho. Por su parte, los jugadores deberán cumplir con 90 minutos cargados de ilusión, de mentalidad, de concentración, pero sobre todo, de seguridad, si es que realmente creen en la remontada de la que han estado hablando estos días.

Frente a ellos, estará nada más y nada menos que el mejor equipo del mundo hoy por hoy; así que mejor oportunidad para lucirse, no pueden tener ¿no creen?
.
¿Y a todo esto, ustedes ya dan por muerto al Real Madrid?