El 23 de enero del 2015, el Real Madrid Club de Fútbol anunció la contratación del mediocampista brasileño Lucas Silva, proveniente del Cruzeiro campeón del Brasileirao en en ese momento. Hoy, dos años más tarde, ese mismo volante regresa a su antiguo equipo.

Cuando Silva llegó al Madrid, fue tomado en cuenta rápidamente por Carlo Ancelotti, quien le dio minutos. Sin embargo, a Lucas no le duró la suerte pues a fin de año Ancelotti se fue del club y él no tuvo más oportunidades, debiendo salir cedido. En su aventura europea estuvo cedido un año en el Marsella, pero tampoco se destacó.

Fue allí que, para la temporada 2016-2017, se diera un caso especial con él: se iba al Sporting Lisboa, pero no se concretó por problemas cardíacos en la prueba médica del fichaje. Desde ese momento Lucas Silva no ha vuelto a jugar, hasta que se oficializó este martes que estará cedido en Brasil hasta el fin de la campaña 2018.

En el Cruzeiro recuerdan a Lucas Silva como uno de sus buenos jugadores al ganar un título, pero su truncada trayectoria en el viejo continente lo cuestiona. ¿Es un fracaso regresar tan joven? Es tema de discusión, lo cierto es que su afición lo recibe de brazos abiertos. «Un buen hijo siempre vuelve a casa», expresó el club azul en Twitter.

Lee también   Lampard pudo haber ido al Real Madrid o al Barcelona