La primera convocatoria de Luis Enrique como nuevo entrenador de la selección de España trajo consigo bastante polémica por la no inclusión de uno de los referentes de la “Roja” en los últimos años, el lateral del Barcelona Jordi Alba; el director técnico nacido en Gijón negó cualquier malentendido entre el jugador y él y admitió que en futuras listas vendrán otras sorpresas.

Luis Enrique fue contratado con el objetivo de mejorar la cara de España tras el papelón producido en Rusia 2018, eliminada en octavos frente al local, en el cuadro considerado más sencillo, junto con la novela de la destitución de Julen Lopetegui por negociar con el Real Madrid sin autorización de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF).

Sin embargo, las aguas entorno a la selección no tardaron en volverse tormenta, luego de la exclusión de Alba en la primera lista de Luis Enrique; numerosos medios españoles sugieren que la no convocatoria del lateral ocurre por la mala relación que tienen ambos desdelos tiempos en el Barcelona, afirmación que el técnico ha negado.

“Adelanté que iba a haber sorpresas y en adelante habrá más. Es muy difícil ser jugador de la selección nacional”, fue parte de las palabras del entrenador sobre el tema, señalando ningún ataque personal contra el jugador y dando a conocer que, posiblemente, en las siguientes listas de convocatoria sean excluidos otros referentes de la plantilla.

El entrenador, con pasado en el Barcelona, Celta y AS Roma, no quiso entrar en profundidad en el tema y, explicó, que paso bastante tiempo seleccionado a los jugadores. “Han sido muchas horas y mucho tiempo a conocer en profundidad a los jugadores. Entiendo el interés en cada jugador que no esté en la lista, pero hablaré encantado de los que están en la lista”, cerró.

Lee también   Demandan a la FMF y FIFA por trato discriminatorio