La Comisión estatal contra la violencia, el racismo y la xenofobia en el deporte pidió a la Federación Española de Fútbol “medidas disciplinarias” contra José Mourinho, y su colega de Sporting de Gijón, Manuel Preciado, por el cruce de declaraciones entre ambos previo al partido del domingo pasado.

Ambos técnicos protagonizaron una fuerte polémica cuando Mourinho reincidió en sus declaraciones realizadas semanas atrás en las que aseguró que Preciado, había ”regalado” el partido contra el FC Barcelona por haber alineado varios suplentes en el Camp Nou, a lo que el técnico de los asturianos respondió tildando de “canalla” y “mal compañero” al luso.

Decenas de fanáticos del Gijón golpearon el domingo el autobús de Real Madrid al grito de “Mourinho muérete”, como respuesta a las declaraciones del estratega ya citadas.
El diario AS informó en su edición de este día, que la comisión, reunida en el Consejo Superior de Deportes, estimó que el cruce de declaraciones hubiera “podido contribuir a la creación de un clima hostil entre los participantes y asistentes, máxime en un partido declarado de alto riesgo”.

Sobre la base, entonces, de la necesidad de “atajar este tipo de situaciones ante el riesgo de que pudieran reproducirse en el futuro”, la comisión remitió su decisión a la Federación española de fútbol. El objetivo es que se adopten “medidas disciplinarias oportunas para evitar en lo posible la repetición de estas situaciones de riesgo”, afirmó.

(Agencias)

Lee también   José Mourinho sigue presionado