El Real Madrid ha contestado a las declaraciones que esta mañana ha realizado el presidente del F.C. Barcelona, Sandro Rosell, en las que manifestaba que estaba dispuesto a romper las relaciones institucionales con el club blanco si se volvían a sobre pasar los límites de la deportividad.

El Real Madrid FC, ha considerado que estas afirmaciones “son motivadas por la presión que sufre la junta directiva por parte de un determinado y cercano entorno mediático, que reclama una actitud de agresividad” hacia la entidad blanca.

El Madrid, a través de un comunicado publicado en su página web, asegura que el club “va a seguir trabajando para mantener las mejores relaciones con el Barcelona, como lo hace habitualmente con todos los clubes de España y del mundo”, y no han querido dejar de resaltar “la asombrosa denuncia” contra su entrenador, José Mourinho, que la entidad azulgrana interpuso ante la UEFA. Ha recordado que fue la junta directiva del Barcelona la que con este acontecimiento constituyó “un hecho sin precedentes en las relaciones entre clubes”.

[Agencias]

Lee también   Mario Carrillo