«Aviso a navegantes: Sergio Ramos y el Real Madrid podrían divorciarse al final de esta temporada. El defensa ha entrado en una serie de enfrentamientos con Cristiano Ronaldo y no goza de la total confianza de Mourinho», señaló La Gazzetta dello Sport.

Ante esta situación, Ramos planea no renovar su contrato con el equipo blanco hasta 2017. «Un escenario que ha sugerido al campeón del mundo empezar a mirar a su alrededor y congelar la propuesta de alargar su contrato hasta 2017», aseguró el rotativo.

El defensor sevillista ha sido siempre un objetivo para el presidente del Chelsea, Roman Abramovich. El club inglés ofreció el pasado verano cuarenta millones de euros por Ramos al presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, quien rechazó la oferta.

[Agencias]

Lee también   Espanyol, primer equipo que gana en el nuevo San Mamés