Estadio Maracaná sin luz
Ensayo de la clausura del Mundial Brasil 2014

Debido a retrasos en los pagos de las tres últimas facturas, El Estadio Maracaná, sede de la final del Mundial Brasil 2014, quedó en la oscuridad.

“La luz ha sido cortada en Maracaná esta mañana. Las cuentas están atrasadas desde octubre”, dijo un comunicado la compañía eléctrica. La deuda total es de 3 millones de reales (880.000 euros) además de 935.000 euros generados tras el consorcio liderado por la constructora Odebrecht.

Otros 935.000 euros adeudados provienen de los Juegos Olímpicos de Río 2016, cuando el control del estadio estaba bajo el Comité Organizador de los juegos.

El estadio está casi en estado de abandono. El último partido que se disputó allá fue en el pasado mes de diciembre cuando Neymar organizó un partido solidario a beneficio de las víctimas de la tragedia aérea de Chapecoense.

El consorcio Odebrecht denunció el deterioro del estadio antes recuperar su cuidado señalando al comité organizador como culpable de su situación. Por su parte, el comité reconoció que a Maracaná le hacen falta “una serie de arreglos”. El estadio presente un césped amarillento e instalaciones en muy mal estado.

Lee también   Arrancan eliminatorias asiáticas rumbo a Brasil 2014