Mientras todo mundo ponía los ojos en la dupla inédita al ataque conformada por Mario Balotelli y Stephan El Shaarawy, pocos se percataban de otro suceso notorio en los experimentos que Cesare Prandelli hizo en el amistoso de la fecha FIFA entre Italia y Francia.

Una de las joyas, no sólo del fútbol italiano sino que del fútbol mundial entero, ocupaba la titularidad reemplazando a un eterno Andrea Pirlo. Marco Verratti, quien tuviese apenas su segunda participación con la selección italiana mayor tras su debut contra Inglaterra en un amistoso, ya es llamado por muchos en el país de la bota como el «sucesor nato» de Andrea Pirlo.

Verratti, de 20 años recién cumplidos, deslumbró a toda Italia en la temporada 2011-12 teniendo una actuación sobresaliente con el Pescara dándole el anhelado ascenso a la Serie A. Sin haber jugador en el máximo circuito italiano aun, el PSG se interesó en el joven de 19 años y lo fichó inmediatamente para que compartiera vestidor y alineación con los grandes desembolsos del jeque Al Thani como Ibrahimovic, Pastore y Lavezzi.

Con un toque tremendo, una visión que pocos tienen y un hambre que lo hace ver tan experimentado como si tuviera 25 años, Verratti está dando mucho de que hablar al pasar de un pequeó equipo de la Serie B a ser pieza clave en el cuadro de Carlo Ancelotti.

¿Es Marco Verratti el próximo «Pirlo»?

Lee también   Verratti no jugará ante el Bayern tras dar positivo por Covid-19