Batistuta fue un de los mejores delanteros
Batistuta fue un de los mejores delanteros

El ex delantero argentino, Gabriel Batistuta, declaró que en estos momento si existe una menor cantidad de goleadores natos comparado con la época en la que él jugaba; si bien esto obedece a muchos factores, el ex jugador señaló que una de las causas de esta situación es que dentro del proceso de formación es relativamente más sencillo detectar y formar a defensas y porteros que a delanteros.

Es más fácil hacer un arquero o un central que un goleador. Al central le puedes enseñar el movimiento, a apretar al delantero… Le puedes  enseñar el 98% de las cosas que tiene que hacer. Al delantero le puedes enseñar muchas cosas, pero no le puedes enseñar el tiempo. El tiempo lo siente el delantero nomás. Y eso es lo que se paga”, declaró Batistuta en entrevista para FIFA.com.

Batistuta señaló al instinto como algo clave en los delanteros, algo que precisamente no se puede aprender: «Al delantero le puedes decir que vaya al segundo palo cuando el defensor está en el primero o que lleve al defensor al segundo y que, cuando tiren el centro, vayan al primero. Todo bien, pero hay un momento justo en el que hay que hacerlo. Hay un momento que no lo puedes enseñar. Lo tienes o no lo tienes”.

El ex delantero señaló que la suerte no existe para los delanteros: “El delantero es cabeza, inteligencia, motricidad… todo combinado. No puede ser que los delanteros tengan siempre suerte en determinados momentos. No es suerte. Lo que es más normal es que repercuta de manera negativa cuando te fallas dos o tres goles. Empiezas a pensar que no entra. Tienes tiempo para definir y te pasan dos millones de cosas negativas por la cabeza”.

Lee también   Elaborarán nuevo reglamento para dar licencias a los clubes

Batistuta forma parte del jurado que eligió a los 10 candidatos para mejor gol, señalando que como ex delantero,  ve algo que los demás no:” Vi los goles y ya sabía, antes de que el jugador pateara, lo que iba a pasar. Por nuestra posición, tenemos otra mirada y entendemos el contexto, cosas que alguien que no jugó no puede percibir. Ves cuánto mérito real hay, cuánto hay de casualidad. Le da más credibilidad”, sentenció.