¡En los entrenamientos es un crack!
¡En los entrenamientos es un crack!

¿Cuántas veces no hemos escuchado de jugadores que en los entrenamientos son una maravilla y a la hora de la verdad se hacen pequeñitos hasta el grado de pasar totalmente inadvertidos?

Esto se da en todos los ámbitos del futbol, incluso desde que lo practicábamos en la escuela. Nunca faltaba el típico que jugaba muy bien en el recreo y a la hora de hacer el equipo para jugar en cancha grande, simplemente su talento desaparecía como por arte de magia. ¡Ahí se caían los ídolos!

Bueno, pues al internacional argentino Mauro Zárate, le pasa algo muuuuy similar, con la diferencia de que a él le pagan y muy bien por jugar al futbol, y para nosotros en la escuela era sólo diversión y nada más.

Resulta que la vida en el Inter de Milan para Mauro, quien llegara como flamante refuerzo para esta temporada, no va nada bien, está relegado al banquillo de suplentes pues de plano no le llena el ojo a Claudio Ranieri, y es que por más que el estratega le apoya y le anima hablando maravillas de él y motivándolo a ponerse las pilas, la realidad es que a la hora de entrar a la cancha el argentino pasa inadvertido.

Este día Ranieri no pudo ocultar más su sentir en torno al jugador al que calificó de «una maravilla» a la hora de jugar los partidillos del entrenamiento, pero cuestionó seriamente su nivel mostrado a la hora de la verdad, de ahí que lo tenga sentenciado a calentar la banca si no se aplica en las próximas semanas.

“Maurito es un muchacho de oro, tiene todo para ser un gran jugador pero la verdad es que me desespera”, aseguró Ranieri en declaraciones al Corriere della Sera.

“A veces durante los partidos quiero mandarlo al campo de juego, pero luego me arrepiento por que él ni toca la pelota, ni persigue a los rivales, es un espectador más dentro del campo». Y recalcó… «Luego en los entrenamientos juega unos partidazos y es un fenómeno”.

Lee también   Mauro Zárate jugará con la Selección de Chile

Después reveló que cuando eso pasa le suele preguntar a Mauro… “¿Por qué no jugaste así ayer?”

Pero Ranieri también es un tipo reflexivo y admitió cierta responsabilidad en esta situación: “Pienso que es culpa mía porque no puedo encontrar la llave justa para llegar a su corazón”.

Bueno, pues así las declaraciones de Ranieri, la verdad suenan medio burlonas, pero mientras Mauro siga siendo «el rey de los entrenamientos», se va atener que aferrar a la banca y aguantar las declaraciones de su entrenador.