messi sí irá  jucio por fraude

Lionel Messi sí irá a juicio por fraude fiscal.

Lionel Messi sufre de nuevo por problemas extracancha, hoy un juez de Barcelona rechazó su recurso contra su imputación por tres delitos de fraude fiscal al entender que el delantero podría conocer las actividades de su padre, Jorge Horacio Messi, que es su representante y le lleva su actividad económica.

El titular del juzgado de instrucción número 3 de Gavà mantiene la imputación contra Messi, como lo informa EFE, además de contra su padre, por tres delitos contra la Hacienda Pública por defraudar presuntamente 4,1 millones de euros en las declaraciones del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas de los ejercicios 2007, 2008 y 2009, burlando la tributación de los ingresos derivados de la cesión de los derechos de imagen del jugador a través de un entramado societario.

El juez ya rechazó el pasado mes de julio la pretensión de la Fiscalía de archivar la causa contra Lionel y mantenerla solo contra su padre porque cree que existen «indicios suficientes» para considerar que el futbolista «podría haber conocido y consentido la creación y mantenimiento de una estructura societaria ficticia, que tenía como única finalidad eludir el cumplimiento de las obligaciones tributarias derivadas de los ingresos generados por la explotación de sus derechos de imagen».

El juez se acoge a la declaración de un perito que afirmó en su declaración que Messi, en cuanto a su actividad económica, «firma lo que le ponen, no tiene tiempo ni ganas, se dedica al fútbol y ya está», aunque puntualizó que eso era una «opinión subjetiva».

Lee también   Pumas triunfa 2 por 0 ante Leones Negros

El magistrado aduce que al tratarse de «una opinión subjetiva, una impresión, una suposición», no queda acreditado que Messi «estuviera al margen de la gestión económica, contractual y tributaria de los ingresos que generaba, sino simplemente que quien se ocupaba de ello era su padre».

En septiembre de 2013, Messi y su padre pagaron los cerca de cinco millones de euros por los que eran acusados, pero el juez declaró el pasado 28 de julio que existía sospecha de una conducta indebida en las declaraciones fiscales por lo que el caso continuó.

Además, el juez recuerda que para imputar al jugador «basta con que existan indicios de que Lionel Messi ha podido conocer y consentir la conducta defraudatoria, incluso a título de dolo eventual, sin que sea necesario ni que tales indicios hayan sido plenamente acreditados ni que dicho conocimiento pueda haber abarcado todas las operaciones contables o societarias o la cuantía exacta de lo defraudado».

Así las cosas, el 10 de Argentina aún no se puede librar del acoso de la justicia.