Lo que nos faltaba. No está a discusión que el hombre tenga sueños y metas, pues es su derecho. Pero pasar del arbitraje a la dirección técnica si sería todo un suceso en nuestro país. Quien tiene todo este propósito es Marco Antonio Rodríguez.

Luego de señalar que el día en que se retire como silbante se enfocaría en dirigir, ChiquiMarco tiene como objetivos banquillos de la primera división y el de la mismísima Selección Nacional. Y como no se anda por las ramas, chequen su entusiasmo: “claro que se puede. Sé que será pronto, hoy es tiempo de preparación y de ir construyendo las bases”.

Con la premonición de que, en caso de cumplir su sueño, sus equipos serán sumamente disciplinados, Rodríguez ya mueve los hilos para educarse y capacitarse como director técnico. “Hice el examen de admisión y en eso andamos ahora. Creo que puedo aportar mucho al futbol, tengo una forma muy particular de verlo”, sentención el silbante.

Este hombre que vive en la polémica constante para pitar, seguramente también la tendría para dirigir. A manera de duda: ¿cuál equipo será el valiente de darle la oportunidad?

Lee también   Valedores vs Tepalcapa