image

Joseph Blatter se ha convertido en el enemigo público número uno del mundo del fútbol. Las voces que piden su salida inmediata de la FIFA siguen en aumento y apenas el pasado 25 de septiembre, Blatter fue interrogado por investigadores suizos durante ocho horas.

Pero no para todo el mundo, Blatter es culpable. Es su hija, Corinne Blatter Andenmatten quien aparece en defensa del suizo.
«Temí que se lo llevaran esposado», dijo. «No puedo creer que tenga que ir a la cárcel. Me asombra que lo acusen de actos delictivos. Mi padre no es un delincuente. El entregaría hasta su última camisa. No se ha enriquecido», declaró Corinne a la edición dominical del periódico Blick.

Además cuestionó el actuar de la prensa para con su padre, «La prensa ha arruinado su reputación. ¿Por qué lo persiguen? Sencillamente no lo sé. No es solo envidia, sino también odio».

«Harán falta varias personas para hacer el trabajo en el futuro», concluyo la hija del todavía presidente de FIFA.

 

Lee también   Balotelli: "¿El racismo es legal en Francia?"