FOTO AFP

Para nadie es un misterio que además de ser un gran futbolista, el sueco Zlatan Ibrahimovic también es un jugador de carácter fuerte y de un temperamento muy especial. Después de las quejas de Zlatan en el último partido en el que el rossonero ganó al Chievo por 1-2, algunas de ellas sobre sus compañeros, también de aspectos del césped que no le gustaron y ciertamente cansancio físico, Massimiliano Allegri, entrenador del equipo, ha defendido al delantero para mantenerlo tranquilo de alguna manera y que no se le salga del guacal.

Ibra es como cualquier jugador, si él comete un error, debe asumir la responsabilidad. Pero jugó un partido ocupado, donde se sacrificó, corrió y persiguió la pelota, con lo que significa que físicamente está bien, agregó.

El entrenador rossonero admitió que Ibra es un jugador con mucho carácter pero que lo da todo y ha aportado mucho al club.

“Es un tipo que siempre está disponible para el equipo. Su contratación fue muy importante porque su personalidad y su deseo de ganar, arrastran al resto”, concluyó.

Lee también   Sopas enlatadas