El ex dirigente del Milan, Marco Fassone habría sido el planificador del espionaje

En el mundo periodístico en general y en el deportivo en particular, la publicación de primicias se ha vuelto primordial para muchos medios; los periodistas que divulgan estas noticias las dan a conocer gracias a los “contactos” que tienen en los clubes; sin embargo, ello no siempre es bien visto, tal como lo demuestra el reciente caso del Milan.

Diversos medios italianos han dado a conocer que el club lombardo es sospechoso de haber espiado a una serie de periodistas entre los meses de febrero y marzo del 2017; la causa principal de esta situación habría sido detener el flujo de información que salía del club, información que el club no quería que se conociera.

La decisión de realizar esta vigilancia habría sido tomada por el entonces administrador delegado del equipo lombardo, Marco Fassone, aunque de acuerdo con la declaración de su abogado, la decisión era conocida por el Consejo de Administración y desde luego por el grupo chino que entonces era dueño del club.

La actividad investigadora la conocían todos los dirigentes y fue iniciada ante una fuga de noticias. Fue una decisión tomada de común acuerdo, fue una actividad defensiva, lícita, acorde a la ley. Mi cliente siempre ha informado al Consejo, hasta el punto de que el nombre de la empresa investigadora fue sugerido por otros directivos”, declaró el abogado de Fassone.

Lee también   Maradona: "Brasil no hubiera ganado a España en campo neutral"