El deporte tiene el poder de unir, desunir, crear y destruir. Es una fuerza que supera la comprensión lógica, cuya naturaleza solo puede ser explicada por las emociones.

Agencia AFP /Salah celebra un gol honrando al Islam

La aclamada Universidad de Stanford realizó un estudio donde a través de distintas estadísticas lograron demostrar la influencia que ha tenido Mohamed Salah en la disminución de los crímenes xenófobos y de odio hacia los inmigrantes musulmanes.

El delantero del Liverpool además de ser una superestrella del fútbol mundial, ha desarrollado fuera de las canchas una conducta intachable. Promoviendo siempre la igualdad, sin ocultar sus raíces musulmanas, cumpliendo con las exigencias de la religión, sin dejar a un lado lo que le demanda ser el rostro del club campeón de Europa.

Ala Alrababa’h, William Marble, Salma Mousa, y Alexandra Siegel, apuntaban en su estudio que el descenso de los crímenes raciales en Liverpool ha alcanzado el 20% desde que Salah está en el equipo, y que los tweets en contra de los inmigrantes árabes se han reducido hasta en un 50%. Evidenciando así el cambio de conducta dentro de una sociedad difícil que no veía con buenos ojos el superávit de inmigrantes.

Lee también   ¿Volvió para quedarse?