FOTO: JORGE MARTÍNEZ | MEXSPORT

Finalmente no fue el miedo lo que provocó la derrota americanista. Por el contrario, ningún temor parecieron tenerle a un Monterrey que sin mucho desfogue y dos jugadas llenas de futbol los aniquilaron. A pesar de tener 10 hombres desde el minuto 18, América no planteó el partido con el carro atrás y sí le disputó la media cancha al local.

  • 2Monterrey
  • 1América
MONTERREY: Orozco; Osorio, Basanta, Meza, Mier (Davino 68´); Pérez (Zavala 75´), Ayoví, Cardozo, Santana; De Nigris, Suazo (Carreño 66´). DT Víctor Manuel Vucetich


AMÉRICA: Ochoa; Rojas, Mosquera (Pardo 40´), Valenzuela, Layún; Rosinei, Olivera, Reyna, Montenegro (Esqueda 52´); Sánchez, Vuoso (Treviño 28´). DT Carlos Reinoso
Goles: 1-0 Ayoví (47´), 2-0 Carreño (69´), 2-1 Reyna (89´)
Árbitro: Francisco Chacón. Expulsó a Olivera al 18.
Incidencias:Partido correspondiente a la fecha 11. Efectuado en el estadio Tecnológico de Monterrey

Es más, al equipo de Reinoso le vino bien la expulsión de Olivera pues ante la premura táctica decidió sacar a Vuoso y meter a Treviño. Sin Vuoso en el campo, América tuvo más opciones de abrir la cancha; situación muy difícil de ver en las Águilas cuando Matías está jugando.

Tras la expulsión de Olivera, Monterrey cedió el balón a los visitantes. En lugar de tocar, mantener posesión y resguardar el esférico, Vucetich apostó por obsequiar la iniciativa al amparo de controlar la media cancha. Y su estrategia resultó: se fue al descanso sin gol en contra y con un rival desesperado.

Apenas inició el segundo tiempo y Ayoví decidió ponerle punto final al temperamento aguerrido de América. «Les cedimos el balón, no aprovecharon, pues ahora nos toca a nosotros», pareció decir el ecuatoriano al momento de sacar tremendo disparo fuera del área para parcharle la portería a Ochoa.

Lee también   Sólo dos partidos irán por televisión abierta

A pesar de estar heridos, los de Reinoso no bajaron la guardia y siguieron dándole lata a la media cancha de Vucetich. Sin embargo, de lata no vive un equipo. Ante la falta de toque y creatividad para elaborar llegadas al arco rival, América pagó esa omisión.

Un Osorio motivado y alegre llegó a la banda derecha para cortar, recortar y centrar como un grande. Su osadía de buen futbol fue concretada por Carreño, quien llevaba un minuto dentro del terreno de juego, y así caía el segundo gol de Monterrey.

Para la recta final del partido, América encontró un premio a su insistencia y abriendo el tumulto rayado en mitad de cancha consiguieron el gol por obra de Reyna.