José Mourinho y el Manchester United visitan Rusia para enfrentar al FC Rostov de ese país por los octavos de final de la UEFA Europa League, pero el entrenador portugués no está contento con este viaje.

El motivo de la molestia de ‘The Special One’ es el campo de juego en el que su equipo deberá jugar la ida de esta fase continental. Y es que la calidad del terreno no es buena y Mou lo criticó.

“Es duro para mí saber que vamos a jugar en este césped… si a esto le puedes llamar césped”, dijo, cuestionando a la UEFA y al propio Rostov. “No sé con qué equipo jugar”, añadió.

“En verano, en China, en un terreno de juego en un estado similar, el City y nosotros decidimos no jugar un amistoso”, argumentó Mourinho para suspender el partido, pero esto no sucederá.

Así está el campo del Rostov. Imagen de Marca
Lee también   Ocho caminos llevan a Roma