¡Monterrey Campeón!
Foto: Mexsport

Es el rey del futbol mexicano. El Club Monterrey ganó 3-0 el partido de vuelta y se llevó a casa el cuarto trofeo de su historia.

Y lo ganó como se debe, con futbol, con juego, con inteligencia… con Suazo.

El chileno fue la diferencia. Chupete hace cosas que nadie más en esta liga, y eso va desde intentar disparos fuera del área que terminan en la red, como dribles aventurados que se iluminan de destreza y técnica envidiable. Por eso fue el héroe.

  • 3Monterrey
  • Santos
Monterrey Orozco; Pérez, Basanta, Davino, Mier, Paredes; Cardozo (Morales 81′), Zavala, Ayoví; De Nigris (Santana 87′), Suazo. DT Víctor Manuel Vucetich


Santos: Sánchez; Estrada, Figueroa (Rodríguez 78′), Baloy, Lacerda, Olivera; Torres (Cárdenas 52′), Arce, Morales (Ludueña 78′), Quintero, Benítez. DT Rubén Omar Romano
Goles:1-0 Suazo (28′), 2-0 Basanta (72′), 3-0 Suazo (86′)
Árbitro: Armando Archundia, quien pitó el último partido de su carrera.
Incidencias: Monterrey Campeón del Apertura 2010

Humberto se encargó del primero y el tercero, mientras Basanta colaboró con el segundo -que ya significaba título- en remate de cabeza.

Desde el gol inicial el ambiente se contagió de gloria. El pleito estaba abierto, lo estuvo durante muchos minutos, pero siempre con una cancha inclinada hacia la portería de Oswaldo, quien fue una de las figuras del partido.

Entonces la locura creció y creció. Bajaba desde las tribunas un aroma a campeón que no aguantó más y explotó con el cabezazo de José María. Ahí lo sabían todos, la copa no se iría a ningún lado. Sólo había que esperar los últimos minutos del Apertura para poder gritar Campeón.

Lee también   Gianni Infantino supervisa los avances de México para el Mundial de 2026

Los últimos suspiros del cronómetro se jugaron con el campeonato en la bolsa… pero había que sellarlo. Aún con la superioridad en marcador y futbol, todos los involucrados sabían que este juego tiene vueltas y regresos increíbles que aparecen cuando menos se les espera. Fue cuando Suazo puso punto final a la duda y colocó de una vez por todas la cuarta estrella sobre el escudo regiomontano.

Grítenlo alto, porque el título ya es de Monterrey…

Aplaudan al Campeón.

¡Monterrey Campeón!¡Monterrey Campeón!¡Monterrey Campeón!¡Monterrey Campeón!