Una vez más la tragedia azota al futbol. Nuevamente, con la alarma y tristeza que ello embarga, un jugador pierde la vida en una cancha. Ahora ocurrió en Suecia, en la cuarta división. Victor Brannstrom, elemento del club Pitea, murió de un paro cardíaco a los 29 años de edad.

Tras haber anotado y festejado un gol, Brannstrom se desvaneció. Sufrió convulsiones, perdió la conciencia y de inmediato fue trasladado a un hospital, lugar donde falleció minutos después de haber ingresado.

«Es completamente incomprensible. Es tan trágico. Es el palo más duro que he experimentado. El hecho de que volviera a jugar lo hace todavía más duro. Nosotros nunca le convencimos para que volviera, fue él quién quiso volver», informó a la prensa Christer Berglund, vicepresidente del club.

Brannstrom ya se había retirado del futbol luego de que le diagnosticaran deficiencias cardíacas. Sin embargo se sometió a nuevos exámenes médicos, mismos que le determinaron que podía volver a un terreno de juego debido a que no eran «problemas de gravedad». No obstante, Brannstrom retornó a una cancha y lo hizo para morir en ella.

Luto en el futbol sueco
Luto en el futbol sueco
Lee también   México no sufre cambios en el Ranking FIFA