Una información rescatada del diario Bild, señala que el reconocido jugador colombiano, James Rodríguez, tuvo un acercamiento con el narcotráfico del país sudamericano para ayudarlo a ser el jugador profesional que hoy en día es.

Desde temprana edad, James, presentaba un gran talento en las canchas de fútbol, pero el único problema era su baja estatura. Muchos equipos rechazaban los servicios del joven jugador por ser muy bajito.

Según el diario alemán, el zurdo conoció a Gustavo Upegui, un exsocio del más importante narcotraficante, Pablo Escobar. Este mismo era dueño del Envigado FC. Al ver su talento, lo “apadrinó” y le costeó un tratamiento hormonal para que su crecimiento se disparara.

Así mismo, esto lo ayudo a nada más y nada menos que debutar en la primera división colombiana a los 14 años.

Pero Upegui no pudo ver el triunfo de su “pupilo”, porque al mes que debutó, fue asesinado.

Información recogida del diario Bild con una investigación del portal “Las Dos Orillas”.

Lee también   Crackovia 2