Foto: Germán Treviño | Mexsport

Atlas sigue de súperlider del futbol mexicano. El sueño continúa gracias a la brillante actuación de Flavio Santos, el gol de Moreno, la buena aplicación defensiva, el solvente portero Pinto, las fallas necaxistas, el exceso del Ruso y un horror del árbitro Fabricio Morales -por indicación de su asistente- que impidieron la igualada al final del partido.

De cualquier manera, lo rojinegros merecieron el triunfo. Siguen siendo más rápidos que sus rivales, más alegres y más sueltos. De nuevo, El Maestro Benjamín Galindo le dio clases a su homólogo, que tiene las horas contadas al mando del Necaxa.

  • Necaxa
  • 1Atlas
Rayos: Óscar Pérez; Castro, Quatrocchi, Ibarra, Salazar; Luis Pérez, Tilón Chávez, Barbosa (Mendivil, 74’), Mosqueda; Suárez, Blanco (Íñiguez, 70’). DT Daniel Alberto Brailovsky


Zorros: Pinto; Flores, Conde, Vidrio (Tahuilán, 23’), Paganoni; Ayala, Robles, Chávez, Pacheco; Flavio Santos (Alférez, 80’), Moreno (Dos Santos, 87’). DT Benjamín Galindo
Goles: 0-1 Moreno (72’)
Árbitro: José Fabricio Morales. Anuló un gol necaxista al minuto 90 y expulsó Brailovsky por reclamar
Incidencias: Jornada tres del Clausura 2011 disputado en el Estadio Victoria de Aguascalientes.

Junto con Brailovsky, tendrían que irse por la puerta trasera varios directivos que moldearon el equipo. Así lo pidió la afición tras el 0-1 que le canto duro y tupido al Ruso. ¿Hasta cuándo?

Para resaltar del juego, la segunda parte. Necaxa estuvo a un tris de clavar el primero. Llegaban constantemente pero la última línea nunca afinó sus botines. Blanco sigue de incógnito, Suárez tiene ganas e idea pero no certeza de cara al gol, Mosqueda sigue de petardo y la zaga defensiva, funcional por lapsos, con la carta del Gringo Castro es suficiente decir. Óscar Pérez, al contrario, mantiene la concentración bien puesta y se carga hasta donde le da el alma al equipo.

Lee también   Crackovia 2

La jugada de la diferencia fue una descolgada de Flavio Santos. Se encumbró de entre todos, resolvió oportuno y trazó una diagonal perfecta para Alfredo Moreno que no perdonó. Supuestamente el Chango Moreno no iba a festejar si anotaba, pero en cuanto su disparo tocó red corrió hacia la porra rojinegra que abarrotó su huequito del Estadio Victoria. Por supuesto los vasos, insultos y todo el dolor vertido en odio hacia el delantero no se hicieron esperar.

Al final More, Conde, Quatrocchi, Robles, Moreno, Pinto, el Gringo… casi todos se enfrascaron en el calor provocado por el cierre tenso del partido. Cada roce era una provocación al esponjamiento rival. Cada cruce de miradas desencadenaba golpes imperceptibles para la desentendida lupa arbitral. Así cerró el 0-1 favor Atlas, sepulcro del Necaxa directo al abismo de la clasificación en los cocientes.