Sigue los problemas del Celtic con Neymar después de su partido del miércoles en la UEFA Champions League.

El PSG goleó a los locales en Glasgow, pero mucho de los jugadores del Celtic cargaron contra el brasileño, quien estuvo provocando todo el encuentro y también al final del mismo.

El defensor Mikael Lustig, uno de los más queridos por la afición, le mandó un duro mensaje a Neymar:

Nunca será como Messi, igual de querido y admirado, si no deja de tener estas actitudes“, reiteró.

Lo que reclama Lustig, aparte de su mal comportamiento, es que en mucha de las ocasiones el atacante se lanzaba y el árbitro compraba la falta.

Además, lo que colmó la paciencia de los de Glasgow fue el feo gesto con el joven canterano Ralston, quien se acerco como un niño a Neymar para pedirle la camisa y este mismo le negó el saludo y tampoco le dio la camisa, añadiéndole un comentario que no pudo ser publicado.

A Neymar le llegarán muchas veces ese comentario de que no será mejor que Lionel Messi, pero lo importante es que lo que hace en el campo de juego no lo destruya con su personalidad fuera de él. No lo hacía en el Barcelona porque no era el líder del equipo.

Lee también   ¿Les gustó la casa?