DESDE LOS 11 | "Hace quince días les dije que Brasil ganaría el oro"
DESDE LOS 11 | "Hace quince días les dije que Brasil ganaría el oro"

Masters Sapiens:

Hace 2 semanas les dije que estaba seguro que Brasil rompería su peor maldición deportiva. Anticipé que ganaría, por fin, la medalla de oro en el futbol de varones en los Juegos Olímpicos.

Maldita la hora.

Este no es un espacio para la vanagloria ni es mi estilo, pero básicamente medio le atiné a la mitad de lo que les había anticipado. España y Uruguay me deben “big time” como se dice en suelo londinense.

Pero algo me hacía inferir que este equipo brasileño presentaba tres cosas que normalmente le faltaban a sus representaciones olímpicas: el máximo talento de la categoría, tres brillantes refuerzos y hambre, mucha hambre.

No vamos a decir que han dado exhibiciones sobradamente generosas, pero no se podía esperar demasiado de eso, nunca ha sido el estilo de Menezes. Sí en cambio, han sido absolutamente efectivos, casi mecánicos. De a 3 goles por partido, algún sustito en defensa y que la agarren los que saben.

Ahora, a lo que realmente nos interesa:

México ha dado uno de los –no pasos- brincos más importantes de su historia. Y aquí conviene hacer un pequeño paréntesis, aquí va ().

Cada medalla que conseguimos merece cualquier celebración y reconocimiento posible. Nuestro deporte amateur (básicamente todo lo que no sea futbol y si acaso beisbol) no vive, sobrevive. Lo hace en condiciones absolutamente tercermundiastas. Por lo tanto, cada éxito en clavados, tiro con arco, tae kwon do, por lo menos merecería que también fuéramos al Ángel.

Pero no nos engañemos. Lo que al país realmente le importa es el futbol.

Eso vuelve al partido del domingo, el más trascendental en la historia de este país. Y como tal lo han entendido los futbolistas, lo cual es todavía más alentador.

Lee también   Manuel Neuer le responde a Ter Stegen

Brasil es favorito, posiblemente sea muy favorito. Pero esos son los escenarios en los que México históricamente se desempeña mejor. Igual, romper con la negativa historia del futbol de este terruño ha sido una costumbre de las nobeles generaciones de este deporte.

Así que yo lo único que les puedo recomendar es que disfruten el juego lo más que puedan. Obvio entraremos en alguna instancia de pánico, angustia, emoción, decepción, euforia y al final…

Al final podremos sentirnos orgullosos de que este equipo se atrevió a cambiar.

En aras del espíritu olímpico, ojalá que nos inspire a que nosotros, también nos atrevamos.

Hace 15 días les dije que Brasil iba a ganar el oro.

Nunca en mi vida, créanme, he deseado estar tan equivocado.