El partido de ida correspondiente a la Gran Final de la Copa Libertadores 2018 entre Boca Juniors y River Plate fue suspendido debido a las fuertes lluvias.

La lluvia se hizo presente en Buenos Aires, acompañada de una tormenta eléctrica, por lo que las máximas autoridades de CONMEBOL determinaron suspender el primer duelo por el título del certamen continental.

El césped y parte de las gradas de La Bombonera se inundaron, lo cual hizo imposible que el partido se celebrara como estaba programado.

El duelo se celebrará mañana (11 de noviembre de 2018) a las 13:00 horario del Centro de México.

Lee también   River tiene el título en sus manos.