La figura del portero es la más patética del futbol; son figuras que permanecen inmóviles las más de las veces. Su aparición en el juego, su presencia destacada es el terror que todo aficionado esconde: son la paradoja del futbol. Conseguir un portero ejemplar es como comprar un buen seguro de vida, lo pagas, sabes que es caro, te da la certeza de que si algo malo pasa estará ahí para rescatarte; pero no lo quieres usar.

Hoy Talavera fue eso, el seguro de vida que el Toluca tuvo tras de sí para evitar una desgracia mayúscula en tierras suleñas. La noche de este portero osciló hoy entre lo sublime y lo ridículo, su constante participación evidenció un equipo joven e impetuoso que quería atraer las miradas de su entrenador mientras los albos, acicateados por el pundonor de una tierra en vías de desarrollo y de estadios que se derrumban en la hora buena, corrían, tocaban y gambeteaban como no pudieron hacerlo a 2,680 metros sobre el nivel del mar.

  • 2Olimpia
  • 1Deportivo Toluca

Olimpia: D.S. Escober; O. García, J.F. Arévalo, de Souza, Barahona; R. Lozano, Danilo Turcios (A. López 66′), A. Tilguath (M.A. Castillo 79′), W.J. Castro; M.A. Copete (W. Bruschi 61′), Fabricio Rojas. DT Carlos Restrepo.


Toluca: A. Talavera; O. González, F. Gamboa, C.A. Galeana (Trejo 36′), M. Méndez; Tripa Pérez (N. Calderón 46′), A. Ríos, Novaretti; Brizuela (Esquivel 68′), J. Cuevas, E. Cerda. DT J.M. de la Torre.
Goles: 1-0 Óscar García (14′), 2-0 Fabricio Rojas (24′), 2-1 Juan Cuevas (39′).
Árbitro: Walter Alexander López (Guate). Expulsó Talavera al minuto 90′ y pitó un penal por bando.
Incidencias: Cuarta jornada de fase de grupos, Concacaf Liga Campeones; partido disputado en el Estadio Olímpico Metropolitano de San Pedro Sula.

Talavera fue hoy el portero, el gran cuidador del orgullo que Sinha y Romagnoli suelen representar en la media cancha. Su actuación hizo recordar lo triste que es el futbol cuando eres ídolo y te derrumbas, como viejo estadio, ante una directiva mezquina y poco agradecida. Talavera se alzó una y otra vez para constatar que un día no estará ahí, que un día, como a Hernán, le negarán el acceso al vestidor.

Lee también   Valedores vs Lerma

Cuando el portero se eleva como ídolo, la afición sufre demás; el corazón cambiaría su rumbo, sin chistar, si la figura fuera el delantero, el amante egoísta de la pelota; el que hace padecer al rival la desdicha de ser amenazado.

El Toluca cayó hoy ante el C. D. Olimpia, y está destinado a caer más y perder su vieja promesa de equipo grande si no reconoce que los ídolos deben estar presentes todo el tiempo, si no reconsidera que, sin ese caduco seguro de vida que es el portero, no luciría en el pecho las estrellas que hoy ostenta. Aunque, pensándolo bien, no sólo los porteros son imágenes tristes y solitarias en la punta del campo, ahí están también los delanteros para hacerles juego, o, como en el caso de estos Diablos, para hacerles compañía en el retiro y por la puerta de atrás, como Cardozo y Cristante.

(Crónicas Infernales. Por Marco Reyes)