A unos días de que inicie la gran final del torneo de clubes más pasional en todo el mundo, en FutbolSapiens te traemos un análisis a fondo de los dos finalistas: Olimpia de Paraguay y Atlético Mineiro de Brasil.

Si por casualidad o decisión propia no has visto las fases previas de la Copa Libertadores, al terminar de leer este análisis podrás darte una idea concreta de quien se presenta este Miércoles en el estadio Defensores del Chaco. De esta manera podrás disfrutar el espectáculo a tope sin ignorar quién está jugando y qué se está jugando.

EL PASADO.

Cuando se habla de Olimpia, se habla de grandeza. Sus apodos lo dicen todo: el Decano o el Rey de Copas. Es el equipo más ganador de Paraguay, con 39 ligas, mientras que en el plano internacional su reconocimiento se codea con la élite mundial. Olimpia tiene en su palmarés, por nombrar algunos de sus títulos internacionales, tres Copas Libertadores y una Copa Intercontinental. Es, denominado por la FIFA, el quinto mejor club de América en el Siglo XX y junto al Santos de Brasil (1962), Nacional de Montevideo (1971), Ajax de Ámsterdam (1972), Peñarol de Montevideo (1982) y el Barcelona (2009), el único equipo en ganar todo lo que disputó en una temporada (1979).

Su última gloria continental fue gracias a un viejo conocido del futbol mexicano. En el 2002, Nery Pumpido llevó a Olimpia a consagrarse campeón de América venciendo al Sao Caetano brasileño en la final. Dicho éxito catapultaría al entrenador argentino hasta Monterrey, con los Tigres, en un desenlace que ya todos conocemos, sobre todo en Pachuca.

A pesar de tener un récord imbatible hasta el momento, siendo el único hexacampeón del futbol paraguayo (1978-1983), Olimpia viene saliendo de su peor racha en el ámbito local. Fueron once años de no ganar nada en Paraguay hasta que, en el 2011, Gerardo Pelusso, actual entrenador de la Selección Paraguaya, les diera un título una vez más de la mano de un enrachado Pablo Zeballos (Cruz Azul).

EL EQUIPO.

Equilibrio, orden y eficacia son las mayores características de los dirigidos por el uruguayo-paraguayo Éver Almeida. Olimpia juega de ley con un 3-5-2, siendo uno de los únicos equipos que utiliza esta formación en Sudamérica. Su estilo de juego puede resultar tosco para algunos, pero Olimpia se dedica a jugar fácil al futbol. Toques sencillos, transiciones buscando al pivote ofensivo del momento, mucho juego por las bandas con carrileros bien definidos y un trabajo ejemplar en pelota parada.

No obstante, que sea equilibrado no quiere decir que Olimpia despliegue el mismo tipo de juego en cada partido. Su ejemplo defensivo lo hace valer cuando juega de visitante, cediéndole la pelota completamente al rival y acabándolo en contragolpes. En casa, el Decano se vuelve una máquina agobiante arriba, presiona desde la salida y no cede la pelota.

Portería: Un factor clave en la enorme temporada de Olimpia. El uruguayo Martín Silva ha sido fundamental para que el equipo paraguayo esté disputando esta final. Su torneo ha sido redondo, con actuaciones para enmarcar como la vuelta ante Fluminense por los cuartos de final y, sobre todo, la vuelta en semifinales ante Independiente de Santa Fe en El Campín de Bogotá. Tiene buenos reflejos, sale bien en pelota parada, posee un achique bárbaro y, una de sus mejores cualidades, tiene un despeje exacto que conecta a gente de tres cuartos hacia adelante. Es, probablemente, el mejor portero de la Copa Libertadores 2013.

Defensa: Otro punto a favor. Su línea de tres está conformada por tres robles (De verdad, unos diques): Julio Manzur (ex Pachuca) por un costado, Salustiano Candia por el otro, y Herminio Miranda (ex Puebla) en el centro. Defensivamente son una muralla, sobre todo por arriba. Ofensivamente son de temer también en pelota parada. Manzur y Candia van bien con la cabeza en los tiros de esquina, mientras que Herminio Miranda es un virtuoso en los tiros libres (¡Vean esto por si no me creen!).

Julio Manzur – DCD
Herminio Miranda – DC
Salustiano Candia – DCI

Mediocampo: Almeida experimentó mucho en el primer semestre para definir un esquema fijo. Eso sí, siempre con una línea de cinco. Aunado a su duda táctica, Almeida sufrió dos bajas importantes de su cuadro titular en los últimos meses. La primera, para beneficio de nuestra Liga MX, fue el fichaje de Richard Ortiz por parte del Toluca. Un mediocampista polifuncional que desempeñaba funciones de carrilero, contención y hasta en ocasiones creativo, en el parado de Almeida. La otra fue de Sebastián Ariosa, volante marginado por problemas de salud.

Así las cosas, Olimpia no se desesperó y encontró reemplazos que han otorgado lo mismo o más que los futbolistas anteriores. En lugar de Ariosa, se la jugaron por Nelson Benítez, un jugador que estaba disputando la tercera división argentina con Talleres de Córdoba. Y en lugar de Ortiz, Wilson Pittoni se convirtió en ese comodín de mediocampo.

En cuanto a formación DE LOCAL, Almeida juega con un contención fijo, dos hombres bien abiertos y dos más disfrazados de enganches. Digo disfrazados porque cuando los carrileros atacan, uno de ellos forma un doble pivote con el contención, y el otro queda flotando como media punta. Bien, en la contención Eduardo Aranda es la opción fija. Este paraguayo es un picapiedra a la hora de defender, pero tiene buena salida y, sobre todo, un rifle a la hora de cobrar tiros libres. Entre él y Miranda se alternan para los cobros de falta. En el resto de las posiciones, Olimpia alterna a Wilson Pittoni, Matías Giménez, Ricardo Mazacotte y Nelson Benítez. Todos son jugadores de características similares, nada espectaculares, pero sumamente cumplidores y aguerridos. Sin embargo, en la banca Olimpia tiene un verdadero as bajo la manga: Alejandro Silva. Este uruguayo de 23 años es el principal responsable de que Olimpia esté en la final ante el Mineiro. En el partido de ida ante Santa Fe, y ante la expulsión de Juan Manuel Salgueiro, Silva entró y revolucionó el partido, volvió loca a la defensa colombiana y abrió el camino para los goles paraguayos. Es un jugador explosivo, con mucha gambeta y velocidad, y un muy buen disparo de larga y media distancia.

Lee también   ARSENAL | Fábregas no será sancionado

DE VISITANTE, normalmente Olimpia cambia su esquema a dos contenciones (Aranda y Pittoni/Jorge Baez/Mazacotte) y un enganche. El resto es lo mismo. En casos de emergencia por necesidad de resultado o ausencias, Almeida ha bajado a Salgueiro de enganche y ha usado a Fredy Bareiro de carrilero (¡A lo Mourinho!).

Eduardo Aranda – MCD
Wilson Pittoni – MC/MD/MI
Ricardo Mazacotte – MC/MD/MI
Nelson Benítez – MC/MD/MI/LTI/LTD
Matías Giménez – MC/MD/MI
Alejandro Silva – LTI/LTD/ED/EI/MCO

Delantera: El poder ofensivo de Olimpia tiene mezclas de sacrificio, fuerza física y pinceladas de genialidad. Almeida juega con dos atacantes, normalmente Fredy Bareiro (ex Tecos y León) y el mejor jugador del equipo, Juan Manuel Salgueiro (ex Necaxa). Estos dos se complementan muy bien, Bareiro es un jugador que se mueve mucho dentro del área, buscando la posición exacta para rematar. También, juega mucho de espaldas al arco y sirve de pivote para el mismo Salgueiro, Silva, Benítez o Mazacotte. Salgueiro, por otro lado, es un jugador completo en todo sentido. Tiene buena pegada, una técnica exquisita, pase atinado, visión de campo, movimiento sin balón y, lo mejor de todo, gol. El 40% de los goles de Olimpia son de Bareiro y Salgueiro, cinco cada uno.

De cambio, Olimpia cuenta con tres opciones: Juan Carlos Ferreyra, Arnoldo Castorino y Enzo Prono. Tanto Prono y Ferreyra, adoptan un papel de sacrificio para darle juego a Bareiro. La mala noticia para el Decano es que, por problemas de lesión, la participación de Ferreyra, Castorino y Salgueiro está en duda todavía.

Fredy Bareiro – DC/MD/MI
Juan Manuel Salgueiro – DC/MCO

EL CAMINO.

Pocos apostaban por Olimpia en un inicio. Aparte de tener que jugar repechaje, el Decano quedaría enfrascado en el grupo de la muerte. Pasó el repechaje, venciendo por un global de 2-0 a Defensor Sporting. Luego tendría que verse las caras en el grupo 7 ante el humilde Deportivo Lara, la Universidad de Chile de Jorge Sampaoli y el Newell’s de Gerardo Martino. Barrió el grupo y quedó como primer lugar con 13 puntos. Empate de local y goleada de visitante ante los ecuatorianos. Derrota de visitante y goleada en casa ante los argentinos. Dos triunfos ante los chilenos.

En cuartos de final se enfrentaría al actual subcampeón de la Copa Sudamericana, Tigre. Sin embargo, la ausencia por lesión de la estrella de Tigre, Rubén Botta, le facilitaría mucho el pase a la siguiente ronda a los paraguayos. 2-0 en el global. Luego vendría Fluminense, un equipo que se posicionaba como favorito antes del encuentro. Con Fred, Thiago Neves, Wellington Nem, Jean y Rafael Sobis, entre otros, el equipo de Abel Braga no pudo romper el cerrojo guaraní en la ida, y en la vuelta sucumbió ante una gran actuación de Juan Manuel Salgueiro.

En semifinales lo esperaba el sorpresivo Independiente de Santa Fe. En la ida, Olimpia fue categórico. No le cedió la pelota en ningún momento y se lo comió en cada rincón de la cancha. Con todo y que expulsaron a Salgueiro en el primer tiempo, Almeida supo ordenar sus piezas y de la mano de Alejandro Silva machacaron a los colombianos por 2 a 0. En la vuelta sufrió mucho Olimpia, Santa Fe lo superó considerablemente, pero su orden defensivo le permitió aguantar y llevarse el boleto a la gran final.

EL SENTIR.

El público de Olimpia tiene mucha ilusión aunque también sabe que no son favoritos para llevarse esta final. La gente sabe del potencial individual que tiene el Atlético Mineiro, de la calidad de sus jugadores y de lo que han logrado hasta este punto. Sin embargo, Olimpia ha dado actuaciones ejemplares, sobre todo de local, para hacer soñar a más de uno.

El suceso ha causado un fenómeno social único en Asunción. Miles de personas se dieron cita en el aeropuerto para despedir al equipo cuando viajó a Colombia por la semifinal. Para el juego de este Miércoles, en el Defensores del Chaco, las 32,500 entradas volaron en un abrir y cerrar de ojos. La afición paraguaya sabe que se juegan la Copa ante el favorito desde la fecha 1, aun así, conocen el potencial de su equipo y saben que se pueden quedar con la Copa si juegan como ante Fluminense o Santa Fe en la ida.

Sígueme en @Nicoliszt.