No sale de una para meterse rápidamente en otra. Las polémicas parecen ser el nuevo entretenimiento de Luis Suárez, quien una vez más se ve inmerso en un escándalo. Ahora le dio por insultar a los hinchas del Fulham al término del partido que perdió Liverpool por uno a cero. Por levantar el dedo en señal de “pito”, el charrúa ya es investigado por la Federación Inglesa de Futbol.

Mientras tanto, Kenny Dalglish, técnico de Liverpool, ha salido en su defensa y señala que es momento de proteger al jugador: “Cuidaremos a Luis lo mejor que podamos y creo que es hora de que tenga un poco de protección por parte de alguna gente”. Aunque precisa que en caso de que Suárez sea hallado culpable aplicaría una sanción: “Si me muestran la foto y me convenzo de que eso pasó, tendré que tomar una decisión, pero hasta que no se pruebe que eso sea cierto, no haré comentarios”.

Lee también   Un pleito más y se retira