Pachuca comenzará el próximo viernes, frente al TP Mazembe del Congo, una nueva aventura en el Mundial de Clubes, competencia en la que participa por tercera ocasión y en la que busca lograr lo que nunca he hecho un equipo mexicano, llegar a la final.

Los Tuzos llegan a esta competencia, luego de haber sufrido bastante en la final de la Concachampions, ya que fue en el último minuto, cuando el paraguayo Edgar Benítez logró el gol de la victoria ante Cruz Azul.

Los hidalguenses llegan con cambios al torneo, ya que hasta hace algunos meses era el argentino Guillermo Rivarola el que llevaba las riendas del equipo, pero debido a los malos resultados fue cesado y su lugar lo ocupó su compatriota Pablo Marini.

Marini logró meter a la liguilla al llamado “equipo de México”, sin embargo, el funcionamiento no ha convencido del todo, lo cual ha generado muchas dudas en cuanto a sus verdaderos alcances.

En las dos anteriores ocasiones en que han participado en esta justa mundial, no lo han hecho de la mejor manera, pues en su debut, aunque venían de un año espectacular, al ganar la Concachampions y años antes la Copa Sudamericana, poco pudieron hacer y quedaron fuera en la primera ronda, al caer con el equipo Etoile Sportive du Sahel, de Túnez.

La revancha llegó un año después, en el que Pachuca logró sacarse la espina a medias, ya que tras superar la primera fase con victoria de 4-2 sobre el Al Ahly Sporting de Egipto, en una fenomenal voltereta, su tope fueron las semifinales. La Liga Deportiva Universitaria de Quito, fue el rival en ese entonces y pese a que se pensó que sus posibilidades eran muchas, dos goles con cierta dosis de fortuna, le dieron el triunfo a los sudamericanos.

Lee también   Pellegrini: “Barcelona es el único que marca diferencia”

En el partido por el tercer sitio, la escuadra pachuqueña volvió a fallar y fue derrotado por la mínima diferencia, por el Gamba Osaka de Japón, para despedirse con más pena que gloria.

Ahora, Pachuca espera que la tercera sea la vencida para consumar una actuación histórica, que lo lleve hasta los estándares más altos del futbol en el mundo.

(Notimex)