Un partido para el olvido del defensa del Betis Paulo Alfonso Santos, Paulao, quien primero dejó corto un balón para su portero, acción que acabó en gol del Rayo Vallecano. Minutos después se anotaría un autogol. Pidió su cambio por puro amor propio. Al salir de la cancha fue ovacionado por toda la afición local, el partido se jugó en Vallecas.

Lee también   Crackovia 2