Después de tener ofertas de grandes clubes luego de la Eurocopa, se decidió quedar en la Premier League con el West Ham y confirmó que fue una muy mala decisión.

El francés obligó su salida de los “hammers” luego de empezar muy mal la temporada. El equipo y técnico se dividieron con el jugador, que en su momento, era la estrella y le parecía de poco profesional el no querer jugar ningún partido.

Pero jamás dijo el por qué tuvo esa actitud hasta el día de hoy. En una entrevista a “L’Equipe”, afirmó que literalmente le aburría jugar con el West Ham.

“No tenía más ganas de jugar los últimos partidos en Premier League porque me aburría”, indicó.

Un punto importante también fue como dirigía al equipo Slaven Bilic, el técnico, que para el medio campista, no le gustaba en la posición que solía colocarlo.

“Nuestro modo de abordar los partidos, el sistema defensivo colocado, no me gustaban. Con un 5-4-1, con el que podría tener todas las libertades del mundo, fue complicado de exprimirme. Podemos decir que me aburría, sí. Pasaba los partidos sin divertirme”.

Esos fueron los puntos importantes para que el galo tomara la decisión de salir del club. Finalmente, lo vendieron por 29 millones de euros al Olympique de Marsella.

Lee también   Klose revela lo que le dijo a Götze al salir