Al minuto 51 del Málaga-Betis disputado en La Rosaleda ayer, Damien Perquis, del Betis, y Fabrice Olige, del Málaga, chocaron de fea forma en la disputa del balón. El defensor polaco quedó inconsciente al caer el piso tras recibir el cabezazo en seco del camerunés. Las asistencias entraron inmediatamente y se llevaron al jugador al hospital.

Perquis sufrió una doble fractura de mandíbula y fue operado el día de hoy por el Doctor Fernandop Manso. La recuperación, según el mismo Doctor, deberá ser llevada a cabo con delicadeza y paciencia.

«Hemos salido contentos porque se ha reducido la doble factura. Le hemos realizado un bloqueo de la oclusión dental y en una semana esperamos retirárselo. Un hueso tarda en cerrar mes y medio, quizás un poco antes se pueda incorporar a la vida deportiva, pero habrá que ir viéndolo. Tendrá que alimentarse con todo triturado. En un mes y medio debe estar resuelto”, señaló Manso.

El Doctor del Betis, Tomás Calero, añadió que debido a la nueva forma de ingerir alimentos, Perquis perderá alrededor de 5 kilos por lo que su rehabilitación física deberá ser diferente también. «El traumatismo fue grandísimo, los compañeros nos dieron la urgencia del momento. Deberá modular muy bien las cargas de trabajo porque perderá kilos. Ahora tendrá que estar 50 días con la boca cerrada. Después de muchos años ha sido la conmoción cerebral más grande que he tenido en mi carrera. Estaba ajeno a cualquier estímulo».

Lee también   Napoli se debate entre Lozano y James