Existe una línea delgada, pero suficientemente fuerte como para unir dos cosas distintas, futbol y rock & roll, esa línea se llama pasión. En los 70 para Pink Floyd no todo era LSD y riffs psicodélicos, los ingleses tenían su propio equipo de futbol. Roger Watters en la portería, David Gilmour, Nick Mason, Richard Wright, junto con más personal de la banda en el campo.

Bien conocida es la pasión de los ingleses por el futbol, así que Watters y compañía no estaban excentos, de hecho junto con Gilmuor son fieles al Arsenal de su natal Londres. Por otro lado se dice que Mason y Wright son hinchas del Liverpool, lo cual no se ha comprobado.

Es en el álbum Meddle, el cual dio sonido e identidad a la banda, donde la relación Pink Floyd-futbol es notable. La canción Fearless compuesta por Roger y David, cuenta con uno de los himnos adoptados más emblemáticos del futbol, el famoso  «You’ll Never Walk Alone» cantado en Anfield por los hinchas del Liverpool.

Al Final del Tema se puede escuchar el “You’ll Never Walk Alone” seguidos de gritos, chiflidos y cantos: “¡Liverpool, Liverpool, Liverpool!”, grabados desde el puente del estadio.

Lo curioso es por qué siendo seguidores del Arsenal incluyen el cantico de un rival  odiado. Es aquí cuando la relación se hace más estrecha y más pasional, pues el escuchar ese coro en Anfield es impresionante y causa ciertas sensaciones aunque no sea del quipo que alientes.

La letra del tema básicamente dice que siempre hay que ir por los objetivos, luchar contra los distintos problemas que se interponen y poder llegar a cumplir las metas sin importar lo que digan. También es un hit de la banda. Fue lanzado como B-side de la canción One of these days.

Lee también   El City le endosa una goleada al Liverpool

Fearless nunca ha sido incluido en un setlist del grupo, pero marcó un cliché para la banda en una de sus giras.

Es así como futbol y música van de la mano, y una de las bandas más influyentes de la historia, los une dada la pasión que existe entre estos dos.