Al término del partido Newell´s Old Boys-Olimpo, efectuado el sábado pasado, se registraron incidentes entre hinchadas de ambos equipos. Sin embargo fue la policía quien dio la mala nota. En su afán por conservar el orden y poner fin a las broncas arremetieron contra aficionados sin importar el color de la playera.

Lo más grave se registra cuando detienen a un hincha que se encontraba lejos de la gresca. El aficionado fue sometido con lujo de violencia, además de ser agredido estando indefenso. Incluso fue atemorizado por un guardia a caballo, quien le asustó con amenazas, así como con golpes propiciados por un fuete.

La juez Marisol Usandizaga, impartidora de justicia en la ciudad de Rosario, ya investiga el caso. ¿Qué opinión les merecen las imágenes?

Lee también   Tele Guía