Brasil fue humillado justo una ronda antes de llegar a la final. Los alemanes no tuvieron piedad y destruyeron cada mínimo resquicio de la fe de Brasil. Un 7-1 que los brasileños no olvidarán en mucho tiempo. Por si fuera poco, todavía tienen que jugar un partido más de esta fatídica copa. Un duelo por el tercer lugar que los enfrenta a la selección neerlandesa.

Julio César

Paises Bajos llegó a este partido tras una agónica tarde en Sao Paulo. Luego de un aburrido juego contra Argentina, llevaron el partido hasta el punto máximo de presión y decepción. Los penales son el cielo y el infierno, todo en uno. El cielo fue celeste y el infierno naranja. Nada que no supiéramos con antelación.

Dos escuadras que se quedaron con la miel el los labios decidirán quien se sube al podio mundialista y quien ni eso podrá presumir.

Para este dispensable choque el estratega Luiz Felipe Scolari, no ha develado cuál será el esquema táctico que utilizará. Y es que sin nada trascendental en juego, el entrenador podría alternar algunos jugadores para que hagan su debut en la cita mundialista. Esto se puede inferir luego de que Scolari reailzó en el entrenamiento cinco modificaciones en el once con respecto al partido contra Alemania.

No obstante cabe precisar que a la conocida baja de Neymar –que sufrió una fractura de vértebra tras una falta de Camilo Zúñiga en los cuartos de final ante Colombia-, los medios locales especulan que no estaría tampoco el delantero Fred, quien se ha convertido en el centro de las críticas por su decepcionante participación en el torneo.

Por su parte, el equipo de Louis Van Gaal llegará al duelo con menos tiempo de recuperación que los brasileños, lo cual podría ser un factor determinante a la hora del partido. El técnico holandés podría no alinear para este duelo al volante Nigel De Jong y el defensa Ron Vlaar, quienes han registrado molestas físicas en los últimos días.

Finalmente, hay que afirmar que ambas selecciones se han visto en cinco ocasiones en las citas mundialistas, siendo los holandeses quienes tienen el saldo a favor con dos victorias suyas contra una de Brasil y dos empates. La última vez que se midieron en este torneo fue en Sudafrica 2010, en los cuartos de final de 2010 (2-1).

El seleccionador de Brasil, Luiz Felipe Scolari, dijo hoy no sentirse «nervioso» por el partido de mañana, en el que su equipo buscará el tercer puesto del Mundial frente a Holanda, puesto que ya no es posible alcanzar «el principal objetivo».
«Ya no estoy nervioso porque el principal objetivo ha desaparecido», dijo en una rueda de prensa que tuvo lugar en el estadio Mané Garrincha de Brasilia.

Lee también   Blind se toma un café y hace el segundo gol

«Hicimos cosas buenas en los últimos años y no puedo limitar el análisis de mi trabajo a un solo partido», declaró Scolari y añadió: «Si hubiéramos perdido por 1-0 igualmente habríamos caído, pero no habría sido un desastre».

También quiso recordar que durante el Mundial de Japón y Corea de 2002 comentó que sería un «éxito» quedar entre los cuatro primeros, «pero si hubiera dicho esto en Brasil ya estaría fuera», afirmó.

Por último, Scolari señaló que no se arrepiente de «haberle transmitido a todos» que podían «ganar», si bien tiene claro que la derrota ante Alemania «quedará marcada, como la Copa Confederaciones y como las cinco copas del Mundo».

1404948002_528856_1404948061_noticia_grande

El seleccionador de Holanda, Louis Van Gaal, ha mantenido hoy el misterio sobre la formación titular que encarará a Brasil por el tercer puesto del Mundial este sábado en Brasilia bajo el manto de que dependerá del «estado de forma de sus pupilos».

Las dudas parten desde la misma portería toda vez que al titular Jasper Cillessen lo persigue la sombra del especialista en atajar penaltis Tim Krul, el protagonista en el pase a las semifinales y a quien se le extrañó en la tanda que el miércoles clasificó a la final a la selección de Argentina.

Cillessen y Krull se entrenaron hoy con la misma intensidad bajo la batuta del preparador de porteros Frans Hoek, quien pareció preocupado en atender los riesgos con remates de larga distancia.

Cillessen tuvo que salir a presentar disculpas por su enfado al ser sustituido en el último minuto de la prórroga del partido de cuartos de final frente a Costa Rica, y debido a que Krul se llevó las palmas al atajar dos lanzamientos.

Como si fuera poco, a la tanda de penaltis que clasificó a Argentina no llegó Krul debido a que los cambios ya estaban agotados y él no pudo contener un solo lanzamiento, lo que agrandó la leyenda de su compatriota y competidor por el puesto.

Estos dos sucesos podrían haberlo dejado tocado anímicamente y convencer a Van Gaal de propiciar un cambio.

Van Gaal, que en un principio manifestó su molestia por jugar el partido por el tercer puesto, que a su juicio no debería ni plantearse, abrió así las puertas a una revolución en el once, pero hoy parece haber cambiado sus intenciones al manifestar su deseo de derrotar a Brasil, lo que deja las cosas como en el principio.

Un tercer poco honroso puesto se disputará esta tarde a las 3 de la tarde en el Mané Garrincha. El estadio dedicado al mejor gambetero de la historia verá a dos selecciones sin brillo y sin gambeta pisar su suelo. Ojalá se olviden de la presión y den un gran espectáculo, nos lo deben.

Información de La República