Pese a que la Conmebol informó este martes que el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores 2018 se jugará el 8 o 9 de diciembre en una sede por definir en los próximos días, el presidente de Boca Juniors reafirmó su postura de no querer jugar.

Este martes el dirigente Daniel Angelici se expresó respecto de la decisión tomada por Conmebol, reconociendo que la gente de Boca quiere dar por terminada esta historia.

«Se jugará afuera del país y en las condiciones que ellos (Conmebol) van a notificar. Los días establecidos son entre el 8 o 9 de diciembre. Eso es lo que dice el comunicado, pero yo aspiro a que el Tribunal de Disciplina y Sanciones nos de una respuesta con fundamentos. Nosotros, en el día de la fecha, no aceptamos jugar ningún partido hasta que el Tribunal no se expida«, advirtió el presidente.

Angelici explicó el motivo de la negativa xeneize, que considera que no es justo jugar el compromiso. «Hemos pedido que ponga sus fundamentos, porque creemos que tenemos, y la Conmebol también, antecedentes suficientes para darle la razón a lo que pide Boca», insistió.

«No tenemos la cabeza para jugar otra final. Vamos a esperar el fallo y, si no estamos de acuerdo, iremos al Tribunal de apelaciones dentro de la Conmebol. Como dice el reglamento, vamos a agotar todas las vías que tenemos dentro de la Conmebol. Una vez terminada, si tenemos que ir al TAS, también vamos a ir al TAS», disparó Daniel Angelici.

Así como River eliminó a Boca en 2015 sin jugar 45 minutos por una agresión a los jugadores, esta vez es Boca el que se niega a salir a la cancha por culpa de la violencia desmedida en los estadios.

Lee también   La Cereza del Pastel 02/12/2012

¿Qué pasará? ¿Se juega o no?