Corea del Norte fue por primera vez anfitrión de su vecino del sur en un juego oficial de futbol. Ésto con motivo del partido eliminatorio del grupo B correspondiente a la Copa Asiática de Naciones en su versión femenil a disputarse el próximo año en Jordania. El himno nacional de la Corea que se encuentra por debajo del paralelo 38 se escuchó en el estadio Kim Il Sung ante 40 mil personas en un hecho trascendente al ser dos naciones que técnicamente están en guerra desde los años 50.

El último encuentro entre éstos dos países en Pyongyang fue en 1990 cuando los equipos varoniles se enfrentaron en un partido amistoso. En esa ocasión los himnos no fueron tocados y se izó una bandera que mostraba solamente un dibujo de la península coreana. Corea del Norte ganó 2 a 1 y a partir de ahí todos los juegos se habían desarrollado en campo neutral. Hasta ahora.

El partido entre las damas, con la bandera del sur izada por primera vez en algún escenario del norte fue aguerrido y no muy espectacular terminando con empate a un gol,  Sung Hyang-Sim adelantó a Corea del Norte y Jang Seul-Gi empató momentos mas tarde. Cabe resaltar que en el ranking de la FIFA Corea del Norte ocupa el décimo lugar mientras que Corea del Sur está en el puesto 17, por lo que con la localía como gran ventaja el resultado es agridulce para el equipo local. Al momento las norcoreanas son líderes de grupo con Uzbekistan y Corea del Sur como escoltas. Hong Kong e India están fuera de toda posibilidad.

Lee también   Corea del Sur perdió contra Senegal en su último amistoso

A pesar de la tensión que existe en esa región, el juego se desarrolló con orden y sin incidentes donde las jugadoras del sur nunca estuvieron en peligro alguno, recordando también la selfie que se tomaron las gimnastas de ambas naciones en los pasados Juegos Olímpicos.