Y mientras Ajax empata, el Twente apenas puede por uno y el AZ saca las papas del fuego, a estos se les ocurre meter diez de un solo y dejar en el ridículo al otro. Por cierto, Maza jugó 24 minutos… entró así como para amarrar el resultado, pues a partir de su ingreso ‘sólo’ cayeron tres más.

  • 10PSV Eindhoven
  • Feyenoord
PSV: Isaksson; Pieters, Bouma (Maza 66’), Marcelo, Hutchinson; Afellay (Bakkal 66’), Engelaar, Dzsudzsak; Lens, Toivonen, Reis (Koevermars (70’). DT Fred Rutten


Feyenoord: Van Dijk; de Cler, Bahía, Leerdam, de Vrij; Bruins, Wijnaldum, Fer (Ahmadi 14’), Mokotjo; Schaken (Indi 35’), Castraignos (Auassar 63’). DT Mario Been
Goles: 1-0 Reis (24’), 2-0 Afellay (39’), 3-0 Reis (47’), 4-0 Toivonen (49’), 5-0 Lens (55’), 6-0 Reis (59’), 7-0 Dzsudzsak (62’), 8-0 Engelaar (69’), 9-0 Dzsudzsak (penal 77’), 10-0 Lens (87’)
Árbitro: Bas Nijhuis. Expulsó a Leerdam al 34’ por doble amarilla y por lerdo. Amonestó a otros tres del Feyenoord y a ninguno del PSV
Incidencias: Jornada 10 de la Eredivisie disputada en el Philips Stadion ante 33,900 aficionados que vieron la tercer goleada histórica de su equipo por la misma cantidad

Este 10-0 sustituye en la lista de peores resultados al 8-2 recibido en 1983 ante el Ajax de Ámsterdam. El PSV ya había conseguido ganar por ese resultado en dos ocasiones, en 1973 ante el Go Ahead Eagles y en 1998 frente al Volendam.

Los diez goles fueron marcados en 63 minutos, entre los minutos 24 y 87, por seis jugadores diferentes, con Jonathan Reis como protagonista por su ‘triplete’.

El Feyenoord había quedado muy mermado por la expulsión en el minuto 34 de Kelvin Leerdam.

Lee también   Valedores vs Toluca

Este triunfo permite al PSV conservar la cabeza de la clasificación, con 24 puntos, por los 22 de su principal perseguidor, el Twente, vigente campeón de la Eredivisie.

El equipo de Róterdam, al contrario, permanece bloqueado en la antepenúltima posición con apenas ocho puntos y agrava seriamente su crisis. El técnico Mario Been parece además tener contadas sus horas en el cargo tras el serio y humillante ‘correctivo’ del Philippstadion.

[AFP]