El Departamento de Investigación de Accidentes Aéreos del Reino Unido, publicó los hallazgos preliminares en torno al accidente de avión que terminó con la vida del futbolista argentino Emiliano Sala, mientras cruzaba en un vuelo privado el Canal de La Mancha.

El informe de la AAIB (entidad encargada de la investigación) señaló que la aeronave se había sometido a un mantenimiento programado poco antes del vuelo del 21 de enero y estaba equipada con un sistema de protección contra el hielo «que le permitió volar a condiciones de formación de hielo conocidas».
El clima en el canal esa noche fue inclemente con una altitud de congelación de «entre 3.000 pies y 4.000 pies sobre el nivel del mar», según el informe de la AAIB.

Sigue sin estar claro si Ibbotson (piloto también fallecido) tenía las calificaciones pertinentes para volar de noche y en condiciones adversas. El piloto había presentado un plan de vuelo de Reglas de vuelo visual (VFR), que se basa en la capacidad de identificar visualmente otras aeronaves y, en algunos casos, el requisito de poder ver el suelo en ciertos tipos de espacio aéreo. Un VFR también excluye un plan de vuelo a través de una cubierta de nubes preexistente.

El informe de la AAIB hizo hincapié en que la licencia de Ibbotson y el libro de registro se perdieron con la aeronave y, por lo tanto, todavía no se pudo determinar «las calificaciones de sus licencias y su validez».

El AAIB ahora intentará determinar las implicaciones de las condiciones climáticas el 21 de enero y estudiará la información del radar y las imágenes del equipo submarino utilizado para encontrar los restos para intentar descubrir en qué actitud (orientación) el avión entró al agua.

Lee también   Inician proceso legal contra ex presidente de la federación alemana

“Hemos reunido evidencia del radar, informes meteorológicos, video del avión en el fondo marino y entrevistas con testigos. «Algunos aspectos operacionales aún están por determinarse, como la validez de la licencia del piloto y las calificaciones», dijo un portavoz de la AAIB después de la publicación del informe.

«Nuestra prioridad ahora es analizar las pruebas, muchas de las cuales son extensas y complejas, por lo que podemos reconstruir lo que sucedió entre la pérdida del radar del avión y su impacto en el fondo marino». Esto nos ayudará a comprender las posibles causas del accidente.

“Continuamos hablando con las familias del piloto y el pasajero para mantenerlos actualizados sobre el progreso de nuestra investigación. Si surgiera algún problema de seguridad urgente durante nuestra investigación, emitiremos un Boletín Especial adicional. Cuando nuestra investigación haya concluido, publicaremos un informe final «.

El delantero argentino Sala, de 28 años, e Ibbotson viajaban de Nantes a Cardiff cuando se informó de que su avión Piper Malibu había perdido contacto con los controladores de tráfico aéreo en la tarde del 21 de enero.

Después de una larga búsqueda, que inicialmente fue cancelada por las autoridades del Reino Unido, las Islas del Canal y Francia, pero luego se reanudó después de las apelaciones de las familias de Sala e Ibbotson, el avión se hundió en el fondo marino del Canal de la Mancha y el cuerpo de Sala se recuperó. El piloto Ibbotson permanece en paradero desconocido.

Con información del Diario AS.