Pumas 1-1 Atlas
Atlas volvió a sumar. Ahora fue de visita, en cancha difícil y viniendo de atrás.

El campo de C.U. arropó mucha entrega esta noche, y es que los dos equipos corrieron como locos. Es verdad, corrieron más de lo que jugaron, pero aun así ambos tuvieron uno que otro desplante de buen futbol.

  • 1Pumas
  • 1Atlas
Pumas:Bernal (Palacios 43’); Verón, Espinosa, Chiapas, Velarde; Castro, Cortés (46’), Leandro, González; Bravo (Alfonso Nieto), Cacho . DT Guillermo Vázquez


Atlas:Calderón; Fuentes, Jimenez, Flores, Torres; Vera, Pacheco, Ortega (Osorno 67’), Espinoza; Alférez, Moreno (Campos 33’) . DT Benjamín Galindo
Goles: 1-0 Juan Carlos Cacho (55’), 1-1 Edgar Pacheco (84’)
Árbitro: Ricardo Arellano
Incidencias:Partido correspondiente a la jornada 14 del torneo Apertura 2010, disputado en el Olímpico Universitario de CU.

Universidad fue quien más propuso, sabían bien que dejar puntos en el camino significaba dejar buena parte de la clasificación. Hoy están en tercer lugar de su grupo, el 3, pero ahora con un partido más, a la espera de que Morelia y Cruz Azul jueguen y, de sumar, se alejen.

Total que fue poco negocio para los universitarios. El Atlas, en cambio, puede viajar de regreso a Guadalajara con un sonrisa en el rostro, aun con la presión de la porcentual y una eliminación prácticamente sentenciada desde hace semanas, ya que sumaron 4 puntos en 4 días, mientras esperan la visita de un irregular Pachuca el próximo sábado.

Los goles fueron de Juan Carlos Cacho al 55′, con un tremendo remate de cabeza que lo hizo ver como un experto en esa materia que tanto lo ha hecho sufrir: anticipó y golpeó fuerte y colocado; el empate fue de Pacheco, el joven que ha visto subir su juego de la mano del nivel de su equipo.

Lee también   Universidad mantendrá la base del equipo

Hacia el final, Pumas tuvo el triunfo en el joven pie de Alfonso Nieto, pero la mandó a la pista de atletismo por arriba del travesaño. Era clara, muy clara, pero no supo definir.

Empate calificable de justo, y así lo entendió el asistente, que abucheó poco y aplaudió tímidamente.