FOTO: OMAR MARTÍNEZ | MEXSPORT

Todos, absolutamente todos, los participantes de este duelo se la rayaron. El espectáculo fue completo: goles, atajadas, errores y situaciones en tono tan sin embargo. La introducción al show corrió a cargo de la visita, que haciendo honor a Barney o algún obispo saltó a la cancha con una playera morada de $#&#% la pupila.

  • 3Pumas
  • 2Monterrey
Pumas: Palacios; Cortés, Verón, Palacios, Velarde; Fuentes (Cabrera 46´), Castro, Leandro (Vera 66´); López (Palencia 74´), Cacho, Bravo. DT Guillermo Vázquez


Monterrey: Orozco; Osorio, Mier, Basanta, Pérez (Paredes 72´); Zavala (Pérez 46´), Martínez, Ayoví, Cardozo; Suazo, de Nigris (Carreño 78´). DT Víctor Manuel Vucetich
Goles: 1-0 Cacho (25´), 1-1 Suazo (28´), 2-1 Bravo (39´), 3-1 Cortés (53´), 3-2 Martínez (87´)
Árbitro: Mauricio Morales
Incidencias: Fecha 4. Partido efectuado en el estadio Olímpico Universitario

Inició el partido y con ello el festín de imágenes dignas de futbol, de un futbol al que no estamos acostumbrados en el país. En una estampa o fotografía para la posteridad, Pikolín con guantes atajó al tres por uno lo que parecía ser el gol de Monterrey. Haber defendido con honor su portería generó el juego puma.

A los 25 minutos Cacho reafirmó su rol de goleador y le parchó la meta a Rayados con un roce de zurda. Pero tres minutos después, los visitantes encontraron el empate mediante la vía del penalti: Chupete le cobraba la afrenta de gloria a Palacios.

A partir de entonces el juego fue de un ir y venir que ni un semental aguantaría. Como Mauricio Morales no quería pasar desapercibido en semejante bacanal futbolero decidió expulsar al preparador físico regio (según informes de la CIA o del FBI se debió a reclamos airados). Mientras los sistemas de inteligencia analizarían el incidente, Bravo anotaba un golazo a los 39 minutos.

Lee también   Valedores vs Tepalcapa

Para la segunda mitad, ambas escuadras (pos si no son reglas) regresaron con la misma intensidad y no se dieron tregua en el desfogue. La callada revancha, el silencio heroico, del Pikolín con guantes hacia Suazo vino al minuto 52, cuando Chupete le puso un bombón al Cherokee y Palacios tapó el remate. De este incidente vengativo se originó el golazo de Cortés, tan sólo un minuto después.

Ya andaban en los últimos instantes del show y Cardozo le puso el tinte dramático, el climax previo a la derrota: Nery se fue a dar tremendo #$%&#$ con las vallas publicitarias que rodearon la portería de Palacios. Repuesto del #$%&”#, Cardozo volvió a la cancha y -para intentar cerrar el espectáculo de manera honrosa- presenció el gol de Martínez, que sirvió para ponerle candela al resultado (a la estadística pues).

Literalmente, Pumas y Rayados se la rayaron en serio y se vieron rifados al darle un poco de algo a los oclayos futboleros que semana a semana sufren los estragos de tremendos somníferos cargados de #$%&””#$.