Ya sabemos de las caricias verbales que se han dado Mourinho y Guardiola. Pero a final de cuentas quienes hablan en la cancha son los jugadores. Del lado de Barcelona lo hace el capitán, Carles Puyol, quien pese a la ventaja de dos goles considera que no deben caer en excesos de confianza: “es un muy buen resultado pero no nos podemos confiar ante un grandísimo rival”.

Respecto al planteamiento propuesto por Mourinho, el defensa prefirió enfocarse en lo que hicieron los culés: “hemos intentado hacer nuestro futbol, hemos intentado controlar las contras teniendo la suerte de marcar dos goles. Nosotros hablamos de futbol”.

Finalmente, abordó el tema de la polémica, la expulsión de Pepe. En un acto de honestidad, Puyol considera que estaba lejos de la jugada. En todo caso, argumenta que si el árbitro consideró que fue una entrada violenta es merecida la roja.

Sin embargo, vayan ustedes a saber cómo asumió la expulsión en la cancha, pues se le vio muy platicador con Mourinho. Quizá entablaron un diálogo amenos más o menos así: Carles, no era roja / Sí era, Mou / Yo tengo que decir que sí era, ¿entendido? / Como tú quieras. Yo estaba lejos de la jugada, pero también debo defender que sí era, ¿entendido?

Lee también   Ronaldo de cera