Quaresma admitió que tomó malas decisiones que terminaron por afectar su carrera

Uno de los grandes promesas que se quedó en eso, fue el portugués Ricardo Quaresma, quien luego de un debut prometedor con el Sporting de Lisboa, fue traspasado al Barcelona, llegando a ser comparado con Luis Figo; sin embargo, no pudo adaptarse al club y fue cuando empezó su peregrinaje por el mundo del futbol, pues ha pasado por equipos como Porto, Inter, Chelsea, e incluso por el futbol de los Emiratos Árabes. El día de hoy juega en el Besiktas de Turquía y estando cerca del retiro, admite que a lo largo de su carrera ha tomado malas decisiones que lo han llevado a tener esa trayectoria.

«He tomado malas decisiones en momentos clave de mi carrera. Quería que todo fuera muy deprisa, y eso ha terminado haciéndome daño«, declaró el jugador en entrevista para el portal de UEFA.com.

El jugador señaló que quizá una de las causas de sus malas decisiones es el hecho de que cuando era niño no le gustaba mucho el futbol: «Odiaba el fútbol. Comencé jugando en un campo de Lisboa porque mi hermano jugaba de portero y quería tirarle a puerta. Mi hermano le preguntó a un entrenador si podría entrenar con su equipo. Era grande y fuerte. Solía marcharme con el balón y no pasaba mucho la pelota y marcaba muchos goles. Mi historia tiene un poco de altibajos ya que pensaba: «¿Por qué no me divierte jugar al fútbol si he nacido para ello?».

Finalmente, Quaresma se reprochó la actitud que demostró cuando estuvo en el Barcelona: «No tuve paciencia en Barcelona. No podía soportar estar en el banquillo. Fue una actitud idiota”, sentenció.

Lee también   Raúl: "Messi hace que todo parezca fácil, hasta lo imposible"