Cuando un delantero se quita al portero con una gambeta, lo normal es que luego defina con total tranquilidad. No lo hizo así Carlos Bacca, quien dribló al portero del Carpi y luego definió de una forma poco ortodoxa, pero no menos llamativa por eso:

Lee también   Valedores: Capítulo 1