El nuevo 'crack' de la defensa francesa
El nuevo ‘crack’ de la defensa francesa
El buen debut del defensa Raphael Varane el viernes ante Georgia (3-1) en las eliminatorias para el Mundial 2014, podría abrirle las puertas para un partido de máxima exigencia este martes ante España.

La Roja llegará herida tras empatar 1-1 con Finlandia, ya que está a dos puntos de los líderes franceses y necesita la victoria.

“Será mejor que Laurent Blanc”, llegó a afirmar sobre Varane el entrenador portugués del Real Madrid, José Mourinho, ya hace un año. “Varane tiene la misma inteligencia, la misma tranquilidad, la misma presencia que Laurent Blanc sobre el campo, pero con todos los respetos, Varane es mucho más rápido”, dijo.

Paso a paso, el joven francés ha ido confirmando las expectativas depositadas en él y se está haciendo un nombre en el panorama internacional en los últimos meses.

Desde enero ha relegado al portugués Pepe a la banca, formando con Sergio Ramos un potente centro de la defensa del Real Madrid. En octubre de 2010 apenas era un jugador de la cuarta división, del segundo equipo del modesto Lens, su club de formación.

A sus casi 20 años, su carrera ha experimentado una progresión tan rápida como segura, sin margen para la improvisación.

Tres pruebas necesitó para entrar en el Lens en sus inicios y las dos primeras llamadas del seleccionador Didier Deschamps las tuvo que rechazar por sendas lesiones.

La perseverancia es una de sus cualidades y ahora empieza a recoger los frutos.

Desde su 1,91 metros de altura es una presencia imponente sobre el campo, intimidatoria para los rivales, combinando en el justo equilibrio fuerza y calidad.

En su llegada al Real Madrid tuvo que ver el aval de otro francés, Zinedine Zidane, que destacó su potencial.

Lee también   Valedores vs Toluca

Dieciocho meses después de fichar por el equipo merengue llegó por fin su momento protagonista, cuando consiguió dos goles contra el Barcelona y después tuvo un papel destacado para eliminar al Manchester United en los octavos de final de la Champions.

Mourinho, satisfecho con sus muestras de carácter, le confirmó como titular y poco después llegó una nueva llamada de Deschamps, sin que esta vez tuviera ningún contratiempo que impidiera su estreno con los Bleus.

“Estaba con presión antes del partido. Durante los himnos sentía encalofríos”, admitió este sábado al recordar su debut el viernes ante los georgianos en el Stade de France de Saint-Denis, en la periferia de París.

Protegido del acoso mediático por su entorno y por el propio Mourinho, Varane es uno de los jóvenes talentos que parecen tener un futuro esperanzador con el equipo nacional francés. El otro es Paul Pogba, de la Juventus, también debutante ante Georgia.

“Trato de darme a conocer, de abrirme un poco a los demás. No soy una persona extrovertida, soy más bien reservado”, reconoce sobre su aparente discrección.

Varane explicó también que ha hablado por teléfono con su mentor Zidane, como hace con frecuencia, y dijo que le ha dado “dos o tres consejos” para esta nueva etapa en la selección.

Seguramente valiosos teniendo en cuenta que el martes puede tener la responsabilidad de frenar a España, el equipo que en los últimos cinco años ha dominado el futbol internacional con un título mundial y dos europeos.