Recordado por realizar una jugada magistral en Old Trafford contra el Manchester United en la Champions League del año 2000 jugando para el Real Madrid, el volante argentino Fernando Redondo se consolidó a nivel mundial como uno de los jugadores más efectivos y elegantes que ha dado la historia del futbol.

Referente de la última generación argentina campeona de América en Ecuador 1993, el surgido de Argentinos Juniors fue base de la selección de Alfio Basile en la Copa del Mundo de Estados Unidos ’94 al lado de jugadores como Simeone, Caniggia y Maradona.

Jugó para Tenerife y Milan, donde puso fin a su brillante carrera. Ever Banega del Valencia y Fernando Gago de la Roma han sido llamados como los sucesores del Príncipe sin aproximarse todavía a la figura de Redondo que hoy celebra su cumpleaños 43.

Por Miguel Guadarrama

Lee también   Philippe Mexes zarandea al Chicharito Hernández