River Plate parece resignado a no traer refuerzos de jerarquía para el próximo torneo Clausura 2011 de primera división, luego de frustrarse las negociaciones que había comenzado por tres jugadores que militan en el fútbol europeo.

La entidad de Núñez se había ilusionado en las últimas horas con la posibilidad de `repatriación` del cordobés Pablo Aimar y del santafesino Fernando Belluschi.

Las dos operaciones quedaron truncas. El diario portugués Record informó hoy que el riocuartense Aimar fue declarado «intransferible» por el Benfica, entidad que lo tiene contratado hasta mediados del 2011.

Por su lado, Belluschi agradeció la intención de contratarlo que ha mostrado la institución `millonaria`, le extendió un guiño al presidente Daniel Passarella, pero ratificó que su intención consiste en quedarse en el Porto de Portugal.

«Agradezco el interés de River. Sé que (Daniel) Passarella está haciendo todos los esfuerzos para armar un equipo competitivo, pero yo me voy a quedar en el Porto», aseguró el mediocampista oriundo de Los Quirquinchos, en declaraciones que recogió el diario A Bola, de Lisboa.

Del mismo modo, la llegada de Ignacio Scocco (ex Newell`s) parece complicada. El atacante milita actualmente en el AEK Atenas de Grecia y admitió que le interesaría recalar en la entidad de Núñez. «Venir a River, sería crecer», dijo, en declaraciones a radio La Red.

Sin embargo, la entidad ateniense ni siquiera recibió un fax, hasta el momento, que le notifique del interés de River. El jugador tiene contrato con el AEK hasta el 2012 y se imagina que lo deberá cumplir.

«Me enteré hace poco, pero no sé qué habrá de cierto. Que un equipo tan grande se interese en mí, significa que uno está haciendo las cosas bien», había manifestado oportunamente Scocco.

Lee también   RIVER | Cappa agradece a hinchas millonarios

Por su lado, el enganche Diego Buonanotte ya tendría decidido emigrar al fútbol mexicano, donde existe interés de varios equipos.

También desde México llamaron y pidieron cotización por el defensor Alexis Ferrero, quien manifestó su intención de quedarse en River, aunque la deuda que mantiene el club es «grande», según confiaron voceros gallinas.

La transferencia del juvenil atacante Rogelio Funes Mori al Benfica todavía está en veremos, porque el club de Núñez pretende algo más que 8 millones de euros.

Allegados a la negociación confiaron en que «la operación es independiente de lo que ocurra con (Pablo) Aimar, que se va a quedar allá», revelaron.

[Agencias]